Torni Segarra

Seleccionar página

2793. El cambio que queremos en la sociedad, es una expresión que no tiene sentido ni valor. Porque el cambio primero ha de hacerse por cada uno, internamente. Es decir, si yo te digo a ti se puntual a la hora de ir a la cita concertada, a la hora de ir a trabajar, pero yo no lo hago, ¿eso qué sentido real, verdadero, tiene para mí? Ninguno, ¿verdad? 

Porque lo que yo haga con mi vida, es lo que va a hacer que todo cambie para mí. Porque puede que los otros no quieran -no puedan- llegar hasta la raíz de los problemas. Y ahí es donde entra el mal comportamiento de los que mandan, los líderes, etc. Ellos no hacen lo que dicen que tienen que hacer los otros. Ya sé que es otra tontería ser perfecto -ya que es imposible-, pero yo no lo tengo que vender como algo que está ahí al alcance de la mano. Pues si lo vendo, eso ya es corrupción: mentir, falsear la realidad. 

 

 

2794. El control es autoridad, es el que dice esto es correcto y esto no lo es. Y esta actitud es negativa. Pero en el momento que yo me erijo en la autoridad que dice lo que es negativo o no, ya estoy dentro de lo que llamamos negativo. Y así sin fin. 

Si esto lo aplicamos a nosotros mismos a la hora de cuidarse o no, sucede lo mismo. Porque entraríamos en el bucle de si es bueno o no, el cuidarse. Y si opinamos al respecto ya es insano, inadecuado. Porque la autoridad que dice que sabe, no sabe. 

 

 

2795. El drama de la muerte, como a todo lo que le tenemos miedo, está en su huida de ella. Si no hay huida, no hay dolor. 

 

 

2796. Hay algunas personas que viven sin ingerir alimentos. La energía que reciben la procesa el cuerpo para que no muera. 
Pero eso que digo solamente he tenido noticia de tres personas: dos europeas y una hindú. 

 

 

2797. Esa palabra que para algunos es maldita: independencia, que es libertad, es la que nos altera de manera que la vida se puede convertir en un campo de batalla.

El problema está en que en una pareja, cuando uno le dice al otro que quiere independizarse, quiere se libre, se crea una conmoción. ¿Por qué esa conmoción, esa amargura, ese dolor, que puede llegar hasta matar? Porque el que no puede soportar y no quiere la libertad de la pareja, no es libre. Y por eso que no es libre tiene miedo a la vida, tiene miedo a su pareja, miedo a que se vaya y también a seguir juntos, tiene miedo a la muerte.

Por tanto, hasta que no comprenda todo el proceso del miedo, seguirá siendo un dictador tirano, cruel e inhumano.  

 

 

2798. El éxito en la vida es lo más vulgar que hay, pues todos lo desean. Ya que es el fruto del ego, del ‘yo’. Todas las artes, escrituras, pinturas, música, teatro, cine, toda la cultura, etc., sin el deseo de éxito no existirían.
El ser humano busca la comodidad, pero cree que hay algo más importante: el placer. Y por eso, la vida es la constante persecución de placer. Y ahí está nuestra desgracia, porque nunca hay bastante  placer para satisfacernos.  

 

 

2799. Eso lo dice porque no manda. Si fuera presidenta ya estaría atrapada por la red que teje todo poder. De manera que uno no puede mandar sin el apoyo y colaboración de los otros presidentes. 

Pues mandar no es solamente aparecer ante los medios de comunicación y responder a las preguntas, dejarse ver ante los periodistas para salir en la prensa. Mandar implica gestionar todo el poder y las leyes que lo desarrollan y controlan. Y eso no es lo mismo que estar en la oposición criticando como si echara piedras en el río. 

 

 

2800. Cada vez sois más fachas, los hechos son evidentes aunque deis excusas, poniendo la ilusión de que en el futuro, ya cambiaréis -pero esa canción es muy vieja-. Rodando, rodando, ya estáis en la misma barca del PP, Ciudadanos, etc. -sería entre la derecha y extrema derecha-. Esto, como lo aceptan los embaucados que os votan. Es que ya están colgados como uno está colgado con los porros u otra droga?

Y eso que solamente hace dos meses que mandáis. 

Tal vez, el día de la toma de posesión de Colau con toda la suciedad que lanzaron encima de las autoridades, que a ella no le molestaba claro -ya que era la organizadora, la anfitriona de la fiesta- fue premonitorio de todo lo que viene y vendrá. Pero, todo no es fiesta ni alboroto, ni hacer lo que nos da la gana, porque si no la vida será inviable, viviremos con guetos, con nuestra casta.