Torni Segarra

Seleccionar página

 5502. ¿O sea que te invaden una propiedad y para que el juez se aclare, hay que hacer una votación en la que participe el invasor? Eso es absurdo.

Y cuando se lleva a un país lo es igual de absurdo. En las votaciones sólo participan los que han sido invadidos. ¿Si no para qué habría que hacer justicia? Pues no habría reclamación.

La justicia como su nombre indica, está para que haya justicia, para que se repongan los agravios, los robos, las invasiones. Y si nadie se queja ni reclama la justicia no existe, porque no puede actuar,

Por tanto para que la justicia opere ha de haber una víctima. Y el invasor, el agresor, el tirano, el ladrón, nunca van a pedir justicia por sus actos que han hecho, porque sería reconocerlos, sería como entregarse pues en las investigaciones todo podría salir a luz. Por lo que topamos otra vez con el absurdo.

 

5503. ¿Qué pasa cuándo nos damos cuenta que el observador y lo observado son lo mismo, la misma cosa? Pues que no hay división entre lo que vemos y nosotros. De manera que toda la desdicha desaparece, todo tiene su orden.

Y, ¿sabe por qué? Porque en esa unión no está el ego, el ‘yo’, pues en ese ámbito de la unión, del orden, no pueden operar.

 

5504. ¿Qué importancia tiene reconocer si es el ser –dios- o no? Lo importante es lo que hacemos a cada instante, a cada minuto de nuestra vida diaria. Por eso el ser, o dios, o los maestros, salvadores, todo es un narcótico que nos hace alucinar, delirar.

 

5505. Hablarle a los muertos, son alucinaciones y delirios, huidas de la realidad. Propio de personas subdesarrolladas mentalmente.

En tanto que hay que hacer con los que están vivos, ¿por qué vamos a los muertos que no necesitan absolutamente nada?

 

5506. Pedir es poco inteligente, porque los que nos pueden dar ya sabemos lo que es: lo mismo que somos nosotros. Es decir, nada nuevo nos pueden dar los demás por sabios que sean.

Además, ¿quién es el que pide sino el ‘yo’ que está temeroso, con miedo, sino no pediría nada? Hombre limpio, hombre quieto, sereno.

 

5507. Por eso hay que morir a cada instante a todo lo que vivimos, es decir, morir al pasado reciente o el de hace un millón de años.

 

5508. Las personas somos adictivas, porque necesitamos energía, además de la que nos proporcionan los alimentos que ingerimos. Y esa energía está en la relación con los demás. De manera que cuando nos quedamos aislados sentimos terror, mucho miedo, que es el síndrome de abstinencia por la falta de esa cantidad de energía a la que estábamos acostumbrados.

Al igual que los drogadictos cuando tienen necesidad de ingerir drogas, pasan de todo, no tienen vergüenza alguna para hacer lo que sea para conseguir la droga. De la misma manera, las personas populares, elitistas, VIPS, que viven muy hacia fuera, etc., cuando le falta ese ambiente, y las personas que lo integran y componen con las que se relacionan, sienten un gran dolor y se exponen a lo que sea para integrarse en el grupo del que sacan esa energía que necesitan.

 

5509. He leído hoy tu escrito, ‘La historia no tiene alumnos’. Y te he encontrado un poco reaccionario, como si quisieras que volviera todo al agua maloliente de: ‘Más adelante, dentro de unos años, ya lo haremos’.

Cuando uno está haciendo autostop, el primer vehículo que pasa y se detiene tienes que subir, sea un Mercedes, o un coche barato, un camión, o una furgoneta Wlokswagen,

Hay que tener hambre. Y así todo lo que comemos está bueno.

 

5510. He encontrado que le tienes celos a Mas. ¿Tú crees que esos que has mencionado no son también cretinos? ¿Puede haber algún alto cargo que no sea por la fuerza de los hechos cretino? En el aspecto de que las pasiones humanas los desbordan.

Más aún, ¿tú y yo, y cualquiera, no somos también cretinos pero a escala reducida, menos que ellos? Pues, todos somos básicamente iguales en el ámbito psicológico.

 

5511. De las personas no se puede fiar. Ya que cuando necesitan algo son capaces de inventar lo desconocido, lo que a nadie se le había ocurrido. Pero eso ha de estar motivado por la inmensa energía que genera toda necesidad.

 

5512. Un amigo lo es hasta que no puede serlo como queremos -que nos lo de todo a nosotros-. Pues como un amigo es como otra persona cualquiera, si le llega un reto que lo desborda no habrá amistad que valga para retenerlo como antes de la llegada del reto.

 

5513. El miedo, algo natural para salvaguarda la vida, al pasarlo al campo psicológico es cuando se ha desvirtuado, corrompido. Pues entonces el miedo es irreal, no es del presente, del ahora. Pues en el ahora no hay miedo, sólo está su experiencia directa. Pero como necesitamos seguridad para vivir, que es una ilusión más, nos hemos hecho neuróticos, llenos de pánico por cualquier tontería. En el ámbito psicológico no puede haber seguridad alguna, sólo existe la absoluta inseguridad total.

La paradoja es que como tenemos miedo, huimos al pasado o vamos al futuro, creyendo que allí está nuestro remedio, cuando es al revés: el miedo surge cuando hay un contraste con lo que no es el miedo. Yo tengo miedo que venga el invierno, pero me digo: como el último lo he pasado, me refugio en él, haré lo mismo que el año pasado y así estaré seguro. O tengo miedo que llegue el verano por la excesiva calor, el bullicio que montan los turistas, pero luego todo pasará como en años anteriores.

Y aunque eso parece adecuado, no lo es. Porque nos divide del reto real del invierno y del verano. Y solamente los retos se solucionan no huyendo de ellos. Y el miedo es uno de los retos más importantes con el que tenemos que vivir. Miedo al futuro porque no sé cómo será: Miedo al pasado porque temo que se repita algo doloroso, trágico, dramático,  que me ocurrió.