Torni Segarra

Seleccionar página

5435. Aparte de lo adecuado de decirlo, también hay que decírselo a Ciudadanos que: sus dirigentes tenga las manos limpias de corrupción. La pregunta es: ¿Tienen los dirigentes de Ciudadanos las manos limpias de corrupción? Si dicen que sí. Yo no me lo creo. Porque todos, poco o mucho, de una manera o de otra, somos corruptos.   

 

5436. Espero que el  Sr. Rajoy rectifique y se dé cuenta que él cuando iba por ahí recogiendo firmas contra el Estatuto legal de Cataluña, estaba echando gasolina al fuego para  que la hoguera que tenemos ahora fuera como es. Al igual como aceptar, no hacer nada contra el boicot a los productos catalanes. 

¿Lo hará, rectificará, asumirá las graves consecuencias de sus negativos y peligrosos actos, que podrían entrar en el ámbito de la ilegalidad, delincuencia, por incitación al odio?  

 

5437. Señores. Sólo les envío este texto para que le llegue al Dr. Baselga. Y ya está. ¿Por qué tanta complicación y tanta burocracia? 

Se lo envío en inglés para que vean de qué va. Aunque es un tema personal, entre él y yo.  

 

5438. ¿Eso puede ser -no anhelar para nada, no irritar, no estar enojado, por no tener envidia, no tener miedo de ningún tipo, no sentirse insultado-? Porque  lo importante es la realidad, lo que es, y no lo que me gustaría que fuera. Pues al querer cambiar la realidad, nos dividimos de ella, llegando el desorden y la confusión. 

 

5439. Hay que recordar que el que dice que sabe, es que no sabe. Pues todo lo de la vida no lo podemos saber. Decir lo contrario, para los creyentes, es un pecado de soberbia.   

 

5440. Por eso, hay que tener libertad total y absoluta para poder mirar y observar en todas direcciones. 

 

5441.  Cuando estamos con la realidad sin huir de ella, entonces llega la comprensión, que es inteligencia.

 

5442. Los problemas hemos de ver si los podemos solucionar. Si no los podemos, hemos de descartarlos radicalmente de nuestra vida.  

 

5443. La humildad de que no lo sabemos todo, nos hace comprensivos con los demás. Y con nosotros mismos también. Pues lo nuevo, que es la realidad, no podemos saber lo que es.  

 

5444. No digamos lo que no podemos saber. Porque la realidad tiene mucho poder, es lo más poderoso. De manera que lo que hoy parece verdadero, mañana no lo es.  

 

5445. La fe debe llevarnos a la inteligencia, donde ahí ella desaparece, ya no tiene sentido.  

 

5446. Todo es muy sencillo, lo que queramos que hagan los otros, primero nosotros hemos de ser capaces de hacerlo, de vivir de primera mano.  

 

5447. Cuando se trabajaba de domingo a domingo, de sol a sol, los que se rebelaron contra esa injusticia cruel también les decían: ‘La ley está para cumplirla.’ Y otras necedades más por inhumanos. Pero, ¿qué pasó con esos fachas carcas, que siempre lo quieren todo: pues que se dieron cuenta que eran tan crueles, que ni podían salir a la calle sin un criado -ahora se diría policía- que lo defendiese. 

Total, que la ley también es relativa: Mi ley buena para mí, es mala para otros. ¿Qué hacer entonces? Muy sencillo: ser escrupulosamente honesto, justo, no aprovecharse por la fuerza ni por la autoridad que uno tenga; no ser corrupto: mentir y falsear la realidad, la historia, los hechos; no ser cazurros, zopencos subdesarrollados.  

Si alguien quiere la paz de verdad, ¿puede tener en la puerta de su casa a alguien que le espera y reclama lo que le ha robado, con timos, con su astucia, prepotencia, descaro? 

Por eso, si quieres la paz, ¿por qué haces la guerra: robar, invadir, usurpar, aprovecharse por la fuerza, que uno tiene más que otro, al débil, al inferior, al que está bajo de nosotros? 

 

5448. Antes de detener a alguien se le tiene que presentar una orden de un juez competente en el asunto, en el que se diga el delito que ha cometido, al que quieren detener. Por tanto, el que haya incurrido en algún delito, si lo detienen se tendrá que defender. Y así atenerse a lo que procede. 

Entonces, ¿a quiénes tendrán que detener los jueces? A los corruptos, a los que falsean la ley, a los que roban e invaden, a los que quebrantan la ley para salirse con la suya: sus robos y villanías, etc.  

Y luego el juez, tras consultar con el detenido los cargos que se le imputan, decide si se pone o no en libertad y en qué condiciones. Por eso, por ahí están los corruptos ladrones de millones sueltos.