Torni Segarra

Seleccionar página

5877. Cuando alguien está rabioso, es intolerante, es porque se considera maltratado. Eso es lo primero que hay que saber. Ahora viene el problema de cómo deja de estar rabioso y deja de ser intolerante.

Hay unos que lo comprenden, que saben que han sido humillados, maltratados, pero se quejan verbalmente, o con alguna protesta. Y ahí termina todo.

Pero y los que no perdonan, los que se quejan verbalmente, los que hacen actos violentos, terroristas, asesinando indiscriminadamente a personas que están por la calle viviendo sus actos cotidianos, ¿qué hacemos con ellos?

Hay algunos que se proclaman pacifistas. pero el campo de batalla está lejos. Pero, ¿qué sucede a un pacifista si es atacado, mutilado gravemente en un ataque, si le matan a un amigo, a su esposa, a su hijo, a su compañero de trabajo? Puede que deje de ser pacifista o no. Pero ese no es el problema.

La cuestión está cuando alguien que es pacifista quiere defenderse, quiere hacer algo para que la matanza hacia los suyos no prosiga.

La libertad es amor. De manera que nadie nos tiene que decir lo que hemos de hacer, si es que ya lo tenemos claro.  

 

5878. Eso mismos te digo a ti, y a todos esos enrabiados que odian tanto que pierden el sentido común más elemental.

 

5879. ¿Estás segura de que el alma existe? ¿O es el pensamiento, que está en el cerebro, el que inventa el alma? Por tanto, cuando morimos es como si se cerrara el ordenador, y todo lo que hay grabado en él ya no puede operar nunca más. Es decir, la muerte del, cuerpo es el fin de la conciencia, de la memoria, de la percepción.

 

5880. Ese ‘lo hice yo mimo’, ¿no es ignorancia? Pues creer que uno se basta sólo para vivir eso es no comprender cómo funciona la vida. Cada uno hace una cosa: el profesor, el ingeniero, el cirujano, el inventor, el sabio, ¿podrían serlo sin la ayuda de sus axilares, los administrativos, los que fabrican los instrumentos, los que cultivan la tierra y los alimentos que se comen, los que crían y alimentan a los animales hasta que están listos para sacrificarlos, los sastres, mecánicos, albañiles?

 

5881. Dios es tan real como un  pensamiento, un invento cualquiera, no lo podemos ver. Pero al ser un pensamiento nuestro, es por lo que hacemos un dios que es de nuestra hechura. Por lo que todo es, un invento, una ilusión, una superstición.

 

5882. Sin un morir a lo negativo, lo positivo no puede ser. No podemos saber lo que es lo positivo,  pues lo manejaríamos y lo convertiríamos en negativo. Pero, sí que sabemos dónde está lo negativo: en la división interna, que nos fragmenta y nos hace egoístas.

 

5883. Necesitamos hechos, no palabras. Pues las palabras por muy bien dichas que estén no pueden llevar en sí lo real, la realidad que siempre está moviéndose, cambiando.

 

5884. Todo esnobs, infantilices, con diarrea mental provocada por el delirio y el deseo de poder, de su vanidad, del deseo de venganza en cuanto ganen -si es que ganan-. Pero mal camino: el vehículo ya empieza a vibrar fuera de control. Y todo puede estallar e irse a pique el invento para conseguir el poder: mentir, falsear la realidad, acelerarse y correr, intentos pornográficos, etc.

 

5885. Las ataduras se pueden romper o no. En esta vida no hay nada cierto, no hay seguridad posible. Todo lo demás son negocios de charlatanes, embaucadores, para condicionar y manejar a las personas mediante la política, la religión, cualquier idea o teoría.

 

5886. Las ataduras se pueden romper o no. En esta vida no hay nada cierto, no hay seguridad posible. Todo lo demás son negocios de charlatanes, embaucadores, para condicionar y manejar a las personas mediante la política, la religión, cualquier idea o teoría.

 

5887. ¿La idolatría, la veneración a imágenes de supuestos santos, vírgenes, de piedra, pintadas en la pared, etc., es eso religión, espiritualidad, o es superstición, fanatismo, ignorancia, cosa de brujos?

La religión es amor. Y el amor es libertad total con respecto a toda la mundanalidad que nos  somete, nos ata como a un animal a un poste o a la pared.

 

5888. Para que llegue lo nuevo, lo que nadie ha tocado, lo sagrado que es el amor, que es la libertad total, absoluta, uno ha de morir al pasado, a lo viejo y repetitivo, que nos tiene atrapados, esclavizados, dependientes como si lo fuéramos a una peligrosa droga.

 

Así que, si quieres cambiar, descartar todo lo negativo, puedes empezar ahora mismo, en este instante: presta atención a todo lo que sucede dentro de ti, y también fuera, y descarta lo negativo, lo que nos genera dolor: la división y el conflicto interno.