Torni Segarra

Seleccionar página

5902. Lo que cuenta son los hechos y no las palabras, lo que se dice, por bien elaborado que sea. Pues uno puede decir sí, pero queriendo decir no, y al final no saber qué decir.

Las personas no somos máquinas perfectas. Y los políticos viven a tal velocidad de vértigo, que siempre están colocados -como drogados: por porros, alguna pastilla, alcohol, etc.-. Y ellos viven en su mundo de vértigo, donde la moral no es lo importante.

Lo que realmente les importa es seguir en el poder, al precio que sea: mentir, falsear la realidad, hacer el payaso, ser chabacanos, superficiales, banales, o imponerse como un tirano dictador. Y eso es lo que está ocurriendo ahora y ocurrirá mañana y siempre. Pues no hay más cera que la que quema. Somos así, de esa manera, y hay que saberlo para no tener sorpresas.

 

 

5903. ¿Quién tiene más delito, responsabilidad, cuando riñen un niño de nueve años y otro de diecisiete? ¿A quién ha de emparar la justicia sino al más débil e indefenso?

La mujer físicamente no puede ser tan brutal como el hombre, al tener menos potencia y fuerza física; por tanto, en una lucha, ‘guerra’, tiene las de perder y por eso es que son tantas las que asesinan sus parejas. Es como si en una carrera de coches o motos, unos tuvieran mucho más caballaje que otros que tienen menos: eso es una injusticia, un agravio, si a la hora de juzgar el delito no se tiene en cuenta.

Alguna mujer puede ejercer la violencia contra su pareja, pero será de una manera artera, no cara a cara, sino con astucia. Como si fueran los terroristas que no se pueden enfrentar abiertamente con un ejército porque su potencial bélico es inferior.

La igualdad puede ser en el ámbito psicológico, pero no en el físico, material. De ahí que, si es que somos civilizados, sensibles, hemos de ser conscientes de lo injusto e intentar subsanarlo.

 

 

5904. Pero y esos embobados que le ceden el lugar, como si fuera un virrey, ¿no tienen también la culpa de ese negocio del mentir, ya que se lo aceptan y consienten?

 

 

5905. El sexo para los que lo usan libremente puede ser extremado, en exceso, o usarlo de vez en cuando. Los que intentan matarlo, aunque no pueden, el sexo no es un problema, sino que es su problema -como si uno estuviera tuerto, manco, sordo, y lo tiene completamente asimilado, asumido en su vida, aunque el sexo en cualquier momento puede aparecer-.

Pero el sexo, es la potencia energética más poderosa que existe. Tan poderosa que ningún ser viviente lo puede rechazar, acabar con él. El diseño sexual, como es para propagar la vida en sucesivas generaciones, ha de ser algo arrebatador, incuestionable cuando se manifiesta en su plenitud. Porque la vida, en su esencia busca la sencillez, la ausencia de problemas y complicaciones, que es lo que genera y provoca en sexo: encontrar pareja, seducirla, quedarse embarazada, el parto, cuidar y criar a los hijos. Y todo eso es mucho trabajo. De manera que la orden ha de ser incuestionable para tan gran proceso: el de la creación y reproducción de la vida. Y como lo vemos en la vida, es un diseñó ganador, perfecto para que la vida prosiga, continúe.

Porque si no fuera tan incuestionable y arrebatador, irrefrenable, tal vez la vida ya hubiera desaparecido, extinguido.

 

 

5906.  No solamente hablan nuestros ojos, también lo hace nuestro información e idioma corporal; y finalmente las vibraciones que desprendemos, que penetran en todo sin que nosotros nos demos cuenta cuando entramos a un sitio o nos vemos con otros, o cuando simplemente nos ven.

 

 

5907. El problema de los pacifistas, no son ellos. Sino los que se quieren defender y los pacifistas no quieren, no les dejan.

Ambos tienen su derecho de ser como son. Pero, los pacifistas, por serlo, no pueden hacer la guerra con los que no son pacifistas, pues esto es el absurdo de querer la paz, pero haciendo la guerra.

 

 

5908. El problema no es el gobierno. Pues, todo empieza por uno. De modo que lo que queramos que hagan los gobiernos, tenemos que hacerlo nosotros primero: no ser corruptos ni inmorales. Y eso, ya es otra cosa. Pues, ser corrupto es pagar en negro, no ser puntual en el trabajo, hurtar todo lo que encontramos a mano, no respetar a las personas con su dignidad que tienen.

 

 

5909. ¿Para qué querían construir los fuertes militares en todas partes, los europeos que llegaban a EEUU? Dominar, consolidar su poder, para quedarse allí como los únicos dueños, relegando a los nativos a campos de concentración -ellos decían reservas-.

Pues el viejo -que no es viejo porque es el único que hay- paradigma se repite una y millones de veces: todo para mí nada para ti. Pero, los otros, que se enfrentan a ese paradigma, también hacen lo mismo, por lo que el círculo de guerra se cierra con nosotros dentro -guerra siempre hay, aunque algunas veces es fría, de baja intensidad, época de descanso y recuperación-.

 

 

5910. El uno, el otro, son el ‘yo’ y el ‘tú’. Si desaparece uno mediante la comprensión, los otros también desaparecen: ‘nosotros’, ‘vosotros’, ‘ellos’.

 

 

5911. O, no. Porque nos podemos preocupar de las máquinas para tratarlas con respeto, mejor, cuidarlas y tenerlas limpias.