Torni Segarra

Seleccionar página

  

2892. Más madera. Esto de una manera o de otra va viento en popa. Es decir todas las piedras caen en el propio tejado. Y no en el del vecino a quien se quiere joder, atacar.

 

 

2893. Cuando alguien se libera de algo que le oprime y subyuga, también de una manera o de otra se está liberando a todos los demás, a toda la humanidad.

 

 

2894. Ya sea por escaños, como por votación, las dos opciones son legales, válidas. Pues al tener más escaños a la hora de votar a favor o en contra de  algo, siempre al tener mayoría va a ser lo que esa mayoría quiera. Y en los votos, es lo mismo: la mayoría absoluta es decir, iguales más uno, es el vencedor.

En todas las competiciones deportivas para ganar sucede lo mismo: hay que llegar el primero a la meta, no importa si se llega tarde, fuera del tiempo previsto; o marcar más goles, más puntos. Siempre aunque sea por uno, ya basta para vencer.

 

 

2895. Pero te olvidas que todos actuamos de la misma manera: librarnos del miedo, que incluye al vecino, a la esposa, al hijo, a la autoridad, a mí mismo. Todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Y por eso vivimos en un estado de guerra continuo.

 

 

2896. Vaya hombre, ¿y tú no vas al psiquiatra? Pues también pareces tener los mismos síntomas: miedo a las personas que no conoces, que piensan diferente, odio al que creemos que es nuestro contrario, ganas de aniquilarlo, que desaparezca. ¿Tú no tienes esos síntomas? Pues por eso, todos pisamos la misma tierra.

¿Cuál es la medicina, la terapia que propones? Pues si es buena, puedes ayudar a las personas que lo necesiten.

 

 

2897. La superstición es el fruto de nuestro condicionamiento. Cada uno según el lugar y la cultura, la religión, de donde ha nacido, así será su condicionamiento.

Pero este condicionamiento no es real, es una ilusión, algo que inventamos para consolarnos. Creer en el alma -atman-, en los lugares santos que nos liberan, y que todo creyente ha de visitar antes de morir, porque así cree que consigue puntos para llegar a ser lo que él quiere: un santo, un gurú, una persona liberada, que ya no se reencarnará.

Pero todo eso no es la realidad, no son hechos. Pues todo lo que el pensamiento invente es falso, producto de su imaginación, de su morbosidad.

Lo que nosotros queremos no tiene ningún valor. Porque eso que decimos que queremos, no es lo nuevo, lo que nadie ha tocado. Y eso que queremos no se puede describir, ni ir a ello, ni maquinar para conseguirlo. Así que no tenemos nada para agarrarnos, ni para sentirnos felices y establecernos allí.

Por lo que solamente tenemos la percepción, que va viendo todo lo que acontece, nos guste o no. Y vivir en paz con eso, sin volverse neurótico, esa es la función de nuestras vidas.

 

 

2898. El mundo, la sociedad. el lugar donde vivimos, nuestras vidas, están sucias, llenas de basura. ¿Sabe por qué? Porque estamos medio dormidos. Vivimos pero no participamos de lo que es nuestra vida. La vida es algo muy serio. Y no se puede perder el tiempo con superficialidades, en distracciones y entretenimientos.

No vemos las calles que están llenas de basura, ya que somos muy descuidados, tenemos pereza -y los limpiadores las tienen que limpiar cada día-. Y ese problema de la basura, es el mismo problema psicológico que tenemos, que al no resolverlo nos llena de basura nuestras mentes. Así que, no nos damos cuenta que somos egoístas, con miedo a perder lo que tenemos. Y como cada cual hace lo mismo, llevamos vida de policías, para defendernos de los demás que son como nosotros con su miedo y su egoísmo.

Por eso, como no solucionamos los problemas creemos en los dioses, en la autoridad, en los libros ya sean el Guita o los Vedas, etc. Pero eso sigue estando dentro del ámbito de la estupidez, porque reproduce la basura: la indiferencia, la crueldad, la violencia, la indolencia, la guerra.

Sólo cuando vemos eso que es, sin querer cambiarlo, ni tocarlo, es cuando hay una unión con el problema, de manera que ya no es visto como problema, sino como un hecho más. Y eso es el despego, ‘moksha’.