Torni Segarra

Seleccionar página

 3399. Lo nuevo nadie sabe lo que es. Y por eso le tenemos miedo a lo nuevo, nos agarramos a lo viejo y conocido, al pasado. Pero ahí no hay orden, sólo desorden y confusión. Todo lo contrario de la meditación.

 

3400. ‘El Señor es mi pastor, nada me falta.

Por prados de fresca hierba me apacienta.

Hacia las aguas de reposo me conduce, y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.

Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu callado me sosiegan.

Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.

Sí, la dicha y la gracia me acompañarán todos los días de mi vida.

Mi morada será la casa del Señor a lo largo de los días’.

Todo eso, no va a llegar por arte de magia, o al ir a comprarlo en un supermercado o grandes almacenes. Todo lo que se describe bellamente o no, no es lo real, lo verdadero. La realidad no tiene nada que ver con escritos, ni palabrería romántica.

La realidad, lo verdadero, lo que es, lo que sucede en nuestras vidas cada día, es la gloria y la amargura, la felicidad y la desgracia. Y eso es así, no hay más. Y es con eso, con que tenemos que vivir.

El paraíso donde no hay dolor, es el invento de los charlatanes, llenos de romanticismo, para engatusar a los inocentes e ignorantes personas. De manera que sólo uno ha de descubrir la realidad, la verdad de la vida. Y no por intermediarios, pues ellos también están confusos, en desorden.

 

3401. ‘¿Cómo subo mi vibración?’ Simplemente estando más allá de la división y el conflicto. Al comprender cómo funciona el pensamiento, la mente.

 

3402. Queramos o no, seamos conscientes o inconscientes, todos participamos de todo lo que sucede. Sólo los ignorantes, que son los egoístas, los ególatras, creen que ellos son los artífices de todo lo que hacen o inventan.

Nuestra estructura psicológica está condicionada por el miedo, por lo que nos hace divisivos, competitivos, enfrentados a los que también lo son. De manera que, ante la lucha se usa todo: ‘Yo soy el único que ha hecho posible que se invente los antibióticos, la rueda, los rascacielos’.

Sin tener en cuenta los que le preparan la comida, los que han hecho posible esos alimentos, cultivándolos, cuidándolos, preparándolos, para que pueda sobrevivir, tenga fuerzas y la capacidad necesaria para hacer lo que hace.

 

3403. La voz interior es una resonancia del pensamiento. Pues cuando estamos completamente atentos a lo que vemos o estamos haciendo, todo es silencio, no hay voces, ni imágenes, ni nada. Porque el pensamiento psicológico no está ahí operando.

El pensamiento sólo opera en el ámbito físico para proteger el cuerpo. Como sucede cuando estamos durmiendo y necesitamos cubrirnos si el cuerpo siente frío, o al revés quitar lo que nos cubre para deshacernos del calor.

 

3404. Si nos enfadamos es porque vivimos, seguimos estando vivos. ¿Puede alguien no enfadarse, o no frustrarse que es lo mismo? Eso nunca se ha visto.

Y por supuesto el Universo seguirá enviándonos retos para frustrarnos. Y otros retos para alegrarnos y ser felices.

¿Nos gusta eso, o no? No se trata de gustos, se trata de la realidad, de la verdad, de lo que es. Y no de inventar otra realidad que más me satisface, me gusta. Porque entonces, nos dividimos del Universo, entramos en conflicto con él. ¿Y, no les parece que ese es un mal negocio?

 

3405. Nuestras emociones y sentimientos dependen de nuestro condicionamiento. Un trozo de tela, una bandera, el que no la conoce, no le provoca ningún fuerte sentimiento. Pero el que sabe que es de su país, nación, sí que le emociona fuertemente; o, la rechaza porque tiene algún problema que la bandera le recuerda. Y eso mismo pasa con la música, que tantas emociones, pasiones, sentimientos nos desencadena.

Y también,  eso mismo pasa con las personas, los racistas tienen una idea de cómo han de ser las personas y las que se salen de esos cánones, les provoca un rechazo.

Pero todo eso es lo que nos genera los problemas, porque nos divide de los demás, de lo que vemos y no nos gusta. De manera que hay que comprender que el vacío de la mente, donde las emociones y sentimentalismo no operan al nivel convencional, es el que da origen al orden.

Y sin ese orden la vida es confusión, anarquía, caos.

 

3406. ¿Usted cree en esas cosas que dice, en Jesús, Satanás, que han inventado? Los hechos son como un espejo en el que vemos la realidad, nos vemos a nosotros mismos, cómo respondemos.