Torni Segarra

Seleccionar página

5938. Por venir está lo bueno y lo malo de la vida. Pues la vida, mientras no vayamos más allá de la dualidad, existe el mal y el bien. Para ir más allá del mal y del ben, hay que tener una mente muy profunda capaz de ver lo relacionado que está todo entre sí, en todo, con todo.

Por ejemplo, después de unos meses sin lluvia, llega una tormenta y se pone a llover; y llueve mucho, tanto que inunda las casas, las carreteras, deteriora y destruye las plantaciones de verduras, mata a billones de billones de insectos, de pequeños animales, y tal vez, a algunos grandes. Pero esa agua derramada a chorros, es la que riega toda la tierra, limpia la atmosfera, los grandes árboles, limpia las escorrentías, barrancos, desagües, acequias, y riachuelos; llena los manantiales subterráneos que dan agua a las fuentes que de día y de noche manan sin parar, cuya agua después de servir a los vecinos, llega a los riachuelos dándoles vida para que se desarrolle y prospere en abundancia.

Entonces, después de ver toda esa unidad indivisible, dependiente una de la otra, es cuando podemos ver que el mal y el bien es cosa que las personas hemos creado mentalmente. Los animales, actúan sin afectarles el bien ni el mal, como a nosotros en el sentido de hacer un problema de ello, que a su vez va a generar más problemas aún. 

 

 

5939. ¿Amar a alguien porque lo necesitamos es amor o es miedo, es inseguridad en busca de seguridad?

 

 

5940. ¿Halagar como sinónimo de comprender, o para sacar algún provecho? Confrontar las verdades de los dioses, debe de ser un trabajo arduo y peligroso -como lo estamos viendo con toda su crudeza en la actualidad; como siempre ha sido, con épocas y estadios tranquilos, o guerreros como ahora, por ambas partes, pues sin dos partes no hay guerra-.

 

 

5941. El amor es esencialmente la libertad con respecto a todo, ya sean ideas o teorías, ya sean dioses, ya sean maestros, los libros. Porque al ser el amor lo nuevo, lo viejo lo obstruye. Y, ¿qué es una idea sino algo viejo, del pasado, que obstaculiza al presente, al ahora que es el amor, sin tiempo ni lugar?

 

 

5942. Por eso, donde hay apego, el aferrarse a algo por favorable que nos parezca, es señal de que psicológicamente algo funciona mal. Le tenemos miedo a la libertad, a ser libres, a ver por nosotros mismos la realidad, lo que es, la verdad.

 

 

5943. La extrema derecha europea dice que no sabe si estimar o detestar a Donald Trump. Pero la extrema derecha, sí que sabe realmente lo que ella es en su intimidad. Todos los de un bando, con calma ponen matices. Pero cuando todo se agita, revuelve, hay confusión y el desorden de una crisis, cada uno va a lo suyo: la derecha toda se junta, al igual como lo hace la izquierdo, cualquier nacionalismo, o grupo religioso. Hay algunas salvedades a nivel individual, pero la mayoría se agrupa ante cualquier peligro como si fuera una manada de animales.

 

 

5944. ¿La comprensión de lo que uno es requiere de paciencia? Si uno se pierde en el querer saber, aunque viviera un millón de años no se comprendería. El saber es como el despertar, llega o no llega, no es un hecho de la voluntad ni del deseo. Porque en realidad, hay muy poco que saber de uno mismo: estamos vivos, tenemos un cuerpo que cuidar, de manera que cuando tengo sed, bebo; cuando tengo hambre, como; cuando tengo sueño, duermo.

Y a todo eso hay que añadir que para vivir unos, han de morir otros. Por lo que, si vivimos en desorden todo eso de la vida puede acabar en violencia y guerra.

 

 

5945. Daisery. Disculpa la tardanza en contestarte a tus escritos, llamadas. ¿Qué te parece el escrito que te he enviado? Si quieres, puedes preguntar algo que no comprendas.

O, algo que te interese en especial, al margen del escrito. De algo de tu vida que quisieras contar y tal vez no te atreves, de tus problemas, o de cualquier otra cosa que tú quieras.

 

 

5946. Todo lo que te he dirigido, no ha sido escrito -o recogido- sólo para ti. Es algo que envío al que creo que vale la pena.

Respecto a Duran, encuentro que es una persona inmoral, elitista, casi racista, rico, que quiere vivir como un rico inmoral -para que haya ricos deben haber pobres-. No tengo nada contra él. Paso de la política de capilla o de amiguitos. Solo veo en él que es un charlatán que está aburrido -como la mayoría de los ricos-, que tiene el ‘mono’ -síndrome de abstinencia- de política y de su ruido.

En cuanto a la libertad, está muy claro: si tú me haces daño,  estás perdiendo la libertad. Porque, tu acción, por la fuerza de los hechos, me obliga a responderte. Y así entramos en la dinámica de respuesta y contra respuesta, que no tiene fin. Por tanto, la libertad sería estar más allá de todo lo que es la vida. De manera que no nos fragmentemos, dividídamos ni entremos en conflicto.

 

 

5947. Ante todo, cuando hablamos de alguien hay que saber que esto es una descripción que hacemos de una persona, de un ser humano. Como cuando tú haces una auditoría a una empresa: lo importante no es quien la hace, ni si es capaz o no de hacerla como queremos que se haga, lo importante es el resultado. O el médico y su diagnóstico, que está por encima del color de la piel, de si es rico o pobre el paciente.

Respeto de la libertad, como la conocemos -superficialmente- es una ilusión. Nosotros somos animales, los más evolucionados en la tierra. Por lo tanto, estamos ligados a unos leyes -no escritas- de la naturaleza, que impone como hay que vivir.

Si tú fueras un lobo, que es expulsado de su manada, al encontrar otra enseguida tiene que aceptar el establishment que hay; es decir, la estructura jerárquica del grupo. Y él no saldrá de esa estructura. Nosotros hacemos lo mismo, pero siempre queriendo romper esa estructura, quitar el establishment para poner otro que más nos conviene. ¿Dónde está la libertad, la tiene el lobo que acepta su papel en la manada, y por tanto no tendría problemas? ¿O la libertad es lo que hacemos los hombres de querer siempre cambiar un statu quo por otro, de tal manera que no tiene fin?

Ahora viene lo bueno, nosotros no mandamos de nosotros, pues el dolor que sentimos, que nos provocan las situaciones, los demás, hay un momento en que es insoportable. Esto es un hecho incuestionable. Por lo tanto, visto este paradigma, la libertad es hacer el menos daño posible para que las respuestas automáticas que no podemos dominar no nos destruyan. Porque viene la respuesta y su réplica, lo que conocemos como un conflicto. Que le sigue la violencia, la guerra y toda su miseria y horror.

Así que, lo que tenemos que hacer es el molestarnos lo menos posible. Cada uno es como es, habla de una manera, tiene su religión o no, es nacionalista -de un grande o pequeño nacionalismo-, tiene que defender -si quiere- su estatus, que el vecino no le robe a escondidas y con artimañas, que quizá lo trata con desprecio, de una manera irracional, como querer dominarlo, degradarlo, debilitarlo, para así manejarlo y sacar cosas provechosas para él.

Si sale el conflicto, como siempre salen y en saldrán, ¿quién tiene la culpa de esto? En principio la tienen los dos, porque no se acepta el papel, el rol que cada uno tiene -como el lobo en la manada- y ambos bandos quieren lo mejor para ellos. Pero, si somos afortunados, sensibles, vemos cuando hurto, cuando nos aprovechamos de los demás, cuando nos volvemos brutales -fachas-, queriendo vivir con lo mejor todo para nosotros -que es el que hacen los que quieren vivir como ricos-. Y, esto, lleva su respuesta. La pregunta: ¿Puede uno vivir sin defenderse del más poderoso, que es el que tiene más fuerza y capacidad de depredar -robar, aprovecharse, ensalzar como el mejor, humillar e infravalorar a lo menos poderoso-? Cada uno que se lo mire y que haga lo que quiera, pues si se impone una situación por favorable y buena que nos parezca, seguiremos estando dentro del bucle de siempre: conflicto, violencia, guerra.

Con afecto.