Torni Segarra

Seleccionar página

 2854. Después de tantos años de humillaciones, de falsedades, de componendas del nacionalismo centralista fascista español, ahora cuando pruebas una gotita de esa medicina te escuece y no te la quieres tragar, te rebelas. Pues ponte en lugar de los catalanes y comprenderás porque esas inmensas ganas de ser libres, independientes.

 

Vale más morir de pie que vivir arrodillado. Eso es el paradigma de la vida en acción.

 

 

 

2855. Hola Chanchito.

 

Cuando hablamos, y nos preguntamos,  sobre el  sentido de la vida, es que vivimos confusos, sin orden. Cuando uno está en orden, en armonía con la vida, no se pregunta sobre el sentido de la vida. Lo ve en cada cosa, en cada suceso agradable o desagradable.

 

Nosotros somos como los termómetros que señalan las variaciones de la temperatura, pero lo hacemos sobre las variaciones tanto físicas como psíquicas. Por lo que estamos obligados a percibir, sentir, experimentar, queramos o no, todo lo que sucede.

 

Y el sentido de la vida es ver todo eso, y vivirlo en cada situación o circunstancia, sin generar conflicto entre eso que experimentamos y nosotros.

Es comprenderlo, o ir más allá de la realidad que nos está quemando ya sea de gozo, como de dolor.

 

 

 

2856. Ni negros ni blancos, ni pobres ni ricos. Todos quieren triunfar. Pero para triunfar hay que ser corrupto e inmoral. Aunque una vez en la rampa del poder, la corrupción y la inmoralidad no es vista como tal. Y ahí ya se han abierto todas las puertas para la vulgaridad, la banalidad, que todo lo desordena, genera, confusión, violencia y guerra.

Es un trabajo con un destino infernal -declarar y hacer la guerra, mintiendo, teniendo espías, etc.-, pero parece ser que les gusta y permanecen en el poder hasta que los echen.

 

Por lo que como nadie puede vivir sin hacer la guerra, a su manera y poder, los menos guerreros, tal vez son los únicos acreedores del Premio Nobel de la Paz.

 

 

 

2858. Ahora falta poderlo vivir. Eso sería tanto como que no nos afectara la envidia, la ira, los celos, el odio, el miedo. ¿Podemos estar libres de todo eso, que es la vida de verdad y no la que me gustaría que fuera?

Por lo que hemos de vivir con ello, de manera que si no nos dividimos de eso, desaparece.

 

 

2859. ‘Un mago puede convertir el temor en alegría, la frustración en realización. Un mago puede convertir lo temporal en eterno. Un mago puede llevarnos más allá de nuestras limitaciones hacia lo ilimitado. Ellos –los gurús que son en realidad magos- llegaron, estaban completamente en paz; de ellos emanaban la alegría y el amor; parecían no inmutarse ante los altos y bajos de la vida cotidiana. Los llamábamos gurús o consejeros espirituales.’

 

¿Existe ese estado inefable, donde existe la paz, la ausencia de división y conflicto? Donde todo lo que nos altera, que nos lleva a la agresividad, a la crueldad y su violencia, la guerra, no existe; ahí se incluye la vanidad, todos los deseos del ego, ya sean ocultos o manifiestos.

 

Por tanto, la pregunta es: ¿Existe la posibilidad de que el ego, el ‘yo’, desaparezca definitivamente, que desde ahora no vuelva nunca más?

 

 

 

2860. ¿Nos damos cuenta que toda proyección, plan, nos deja dentro del ámbito del devenir, del esperar? ¿Y qué esperamos sino algo que ya conocemos, y por consiguiente viejo, repetitivo, el pasado?


Mientras el pasado y el futuro estén, eso quiere decir que el ego está ahí operando.
Y el ego, el ‘yo’, es el autor, el inventor, el director, de toda esta estúpida, superficial manera de vivir. Lo que fatalmente nos lleva a la división, al conflicto, a la guerra -ya sea pequeña, doméstica, como la que destruye todo el tejido social, la vida de las personas, como la que echa bombas y lo arrasa todo-.


Sólo cuando vemos lo que es, la realidad, y no lo que me gustaría que fuera, que hay una posibilidad de ir más allá de toda esta desdichada manera de vivir. No cambiara nada. Pero nosotros no estaremos en conflicto, divididos, sino jugando el juego de la vida. Que es el juego que no tiene fin, que todo cambia en un instante. De manera que el bien y el mal se confunden, haciendo una unidad.


Hace unos días, una periodista en una estampida de los refugiados en Hungría, le puso su pierna para que tropezara un padre que corría cargando en brazos a un pequeño hijo, y cayó al suelo siendo filmado por las cadenas de agencia de noticias, de televisión. Por lo que se emitieron por todo el mundo. Y como resultado, un club de fútbol se ha encargado de localizarlo, traerlo a España como refugiado, entregarle un piso para vivir y ofrecerle un empleo. Todo ello,  nada más llegar hace unos tres días.

 

 

 

2861. La parte buena de ser lo que quieres ser, aunque todos los demás estén en desacuerdo contigo, es que vas a aprender de primera mano. Como si alguien te dice ves con cuidado que ese hierro que está ahí está muy caliente y te puede hacer daño. Pero tú estás distraído y no le prestas atención. Pero al tocar el hierro te das plenamente cuenta que el hierro te lastima la mano.