Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘…estamos solos en este tema hay cosas que tienes que traspasar Krishnamurtiano, dejar de seguir, dejar de creer y ser tú mismo y la nada! Saludos’.

Todo lo que digas ya se sabe. J. Krishnamurti, es como si fuera un sastre que a mí el traje que me hace, lo encuentro de los mejores.

¿Tú no tienes devoción por alguien? Aún sabiendo que no es perfecto -porque lo perfecto no existe-. Pues mientras vivamos, es preciso hacer daño a la misma vida -que nos obliga a hacer daño-.

 

* ¿El saber no es infinito? Todo deseo lleva en sí todos los males que nos destrozan. Los deseos son agresivos, inhumanos, faltos de empatía.

Pues el deseo, es para sobrevivir, triunfar, vencer, proseguir.

 

* ‘…es mejor saber que ignorar que continuamente se hace más intensa y sofisticada la guerra a favor de la deshumanización’.

¿Eso no es el deseo en acción?

 

* “18/01/2023, continuando, Pregunta #14, parte e.

Pregunta: Usted dice que la cooperación es posible sólo cuando usted y yo somos como la nada. ¿Cómo puede esto ser verdadero? La cooperación, ¿no es, acaso, una acción positiva mientras que ser como la nada es casi una negatividad inconsciente? ¿Cómo pueden dos «nadas» relacionarse, y qué hay allí para que ellas cooperen al respecto?

KRISHNAMURTI: Ser nada no es, por lo tanto, un estado consciente, y cuando entre nosotros hay amor, cooperamos, no para hacer algo respecto de lo cual tenemos una idea, sino en todo aquello que requiere acción directa.

Si entre ustedes y yo hubiera amor, ¿creen que existirían las sucias, inmundas aldeas? Actuaríamos; no teorizaríamos hablando de la hermandad. Es obvio que no hay simpatía ni sustento en nuestros corazones, y sólo hablarnos de todo; tenemos métodos, sistemas, partidos políticos, gobiernos y legislaciones. No sabemos que las palabras no pueden captar ese estado de amor.

La palabra amor no es amor. La palabra amor es tan sólo el símbolo, y jamás puede ser lo real. Así que no se hipnoticen con esa palabra amor. No implica nada nuevo. Ese estado puede cobrar existencia sólo cuando ha cesado la actividad del “yo», y en esa cesación del “yo” cooperamos con Jo que debe hacerse y no con alguna idea. ¿No saben todo esto, señores? ¿No saben que cuando hay amor entre nosotros, hacemos las cosas fácil v llanamente? No hablamos de cooperación, no hablamos de un sistema o de cómo hacer tal cosa, para después combatir respecto del sistema y olvidar la acción. Ustedes sonríen y pasan todo esto por alto. Hemos madurado y envejecido en astucia, no en sabiduría”.

Mientras no seamos golpeados internamente, ante la miseria que hay por toda la tierra. Veremos toda la maldad, la suciedad, el hambre, como si fuera una extravagancia, folclore. Pues, ya hemos decidido que nosotros podemos hacer poco o nada, para ayudar para que eso cambie».

El amor necesita amar a las personas. Y si no hay amor, a los menos afortunados los vemos como un estorbo, del que hay que huir, pues nos ponen nerviosos, indiferentes.

 

* “ESCUCHAR EL RUIDO

Si usted observa, si usted dice: «Escucho ese ruido», si lo escucha completamente, sin resistencia, entonces ese ruido puede proseguir para siempre y no la afectará.

En el momento que usted resiste, usted se separa del ruido. No es cuestión de identificarse con el ruido, no sé si ve la diferencia. El ruido continúa, yo puedo aislarme de él mediante el acto de resistirlo, levantando un muro entre yo y ese ruido. ¿Qué ocurre entonces cuando resisto algo? Hay conflicto, ¿verdad? ¿Puedo, por lo tanto, escuchar ese ruido sin ninguna clase de resistencia?

En tanto haya resistencia debe haber conflicto. Si resisto a mi esposa o a mi esposo, si resisto el ruido de un perro que ladra o el ruido de la calle, tiene que haber conflicto.

Si no lo resiste y permite que el ruido siga, lo escucha en silencio, sin resistirlo, no diciendo si es bueno o malo, sin decir: ‘Desearía que el perro no hiciera tanto ruido; ese autobús es terrible’, sino solo escuchar, entonces, como no hay resistencia tampoco hay tensión ni esfuerzo.

Ahora bien, ¿cómo ha de escuchar uno el ruido sin conflicto? No se trata de que usted haya de escucharlo indefinidamente o con la esperanza de que terminará, sino de que escuche el ruido sin conflicto alguno. Es acerca de esto que estamos hablando. Usted puede escuchar el ruido cuando la mente esta por completo libre de cualquier forma de resistencia -no sólo a ese ruido sino a todo en la vida- al esposo, a los hijos, al político. ¿Qué ocurre entonces? Su escuchar se torna mucho más agudo, usted se vuelve mucho más sensible y, por consiguiente, el ruido es sólo una parte, no es el mundo entero.

El propio acto de escuchar es más importante que el ruido, y entonces es el escuchar lo que se convierte en la cosa importante y no el ruido”. Jiddu Krishnamurti.

La libertad, es precisa para observar todo el panorama de la realidad. Cuando sucede algo, lleva consigo algo que hace que suceda. Por eso, de esa manera llega la comprensión de la realidad de lo que está sucediendo.