Torni Segarra

Seleccionar página

* No lo compliquemos: La faena está mandada.

Lo que tiene que ser será. Nadie puede manejar el universo y sus maneras.

 

* El daño se hace porque hay que comer, alimentarnos. Y comer es matar.

Y como consecuencia, sean inventado unos juegos, deportes, donde hay que vencer, derrotar, ganar.

 

* Todos tenemos maldad. Ese es nuestro destino.

 

* ¿Y qué pasa si no creía en dios?

Lo importante es ser una persona compasiva, libre, lleno de amor.

 

* Para decirlo de otra manera: el observador es lo observado -yo soy igual que el que veo-.

 

* Eso es que note conoces.

Porque si te conocieras, conocerías al resto de la humanidad. Todos somos iguales.

 

* Despertar es ser consciente, darse cuenta, de lo corruptos que somos, de nuestra manera de vivir derrochadora, inmoral.

 

* La esencia está en todos.

Son todas las personas: tú necesitas comer, alimentarte, todos también. Y para alimentarse ha de generarse la pillería -caza, matar animales, robar verduras, frutas, etc.-.

Y luego llega el deseo de propiedad de lo ‘mío’ y lo ‘tuyo’.

¿Por qué quieres huir? Otro tic que todos también tenemos.

 

* ‘Si. Correcto todos somos iguales, pero no todos somos iguales’.

A ti te gustan las mujeres, pues a los hombres también les gusta.

A ti te gusta, porque lo necesitas, el dinero; pues a todos también.

Te gusta el placer, a todos también.

¿Cómo dices que no somos iguales? Por supuesto, hay negros, blancos, altos, bajitos, parlanchines o silenciosos, gordos y flacos.