Torni Segarra

Seleccionar página

 5031. El verdadero humilde es el que no sabe que es. El que cree o dice que es humilde, deja de serlo.

 

5032. Todos tenemos un destino extraordinario por el mero hecho de estar vivos. Pues la vida tiene tantas dificultades que si quisiera nos mataría. Pero como no quiere, esas dificultades se convierten en gozo, en la dicha de vivir.

Y por muchas dificultades que haya ninguna va a poder con nosotros. Hasta el día que todo acabará.

 

5033. Gracias por el consejo, Pep.

Pero si te pierdes en conceptos de lo que son los otros, ya sean personas o países, no podrás ver la realidad.

La realidad es la igualdad. ¿Por qué? Porque la igualdad es el respeto, es el fin de los abusos, de los robos, de la explotación, de la brutalidad, la crueldad, de las mentiras y falsedades.

Ya sabemos que eso parece utópico. Pero esa es la dirección si es que queremos la paz, el fin de los conflictos, los celos, las envidias, el odio abrasador, que hace que la realidad la inventemos solamente para nuestro  beneficio.

 

5034. Si es que tenemos amor, aunque alguien ni nos quiera, sabemos que eso forma también parte del amor por esa persona.

 

5035. Todos somos vampiros psíquicos porque estamos inseguros, tenemos a la soledad, a no ser nada. Pero cuando vemos claramente la crueldad de esa dependencia con una persona o varias, cuando vemos todo el peligro que ello que genera en nuestras vidas y en los demás, es cuando podemos descartar esa actitud negativa e inhumana de sacar la energía de los demás sin que ellos lo quieran o no lo sepan.

 

5036. ¿Eso qué importancia tiene? Lo importante es generar orden. Y para que llegue el orden hay que ser justos con los demás, no generar agravios, ni robar, ni humillar, ni invadir y dominar a otros.

Todo lo demás, son excusas de mal pagador, de alguien que tiene una prebenda, un beneficio que sabe que es injusto pero que trata de ocultar, de enmarañarlo todo para que no se vea ese abuso, la injusticia y la crueldad que genera. 

Pueden cantar millones y millones de misas concelebradas, con todo su pompa y boato, para impresionar, condicionar, manejar, manipular a las personas para que les ayuden en esa mentira en la que viven, pero la realidad, lo que es, no se puede cambiar. 

Y la realidad, la verdad, es que la injusticia, el robo, el agravio, la ocupación e invasión por la fuerza, nunca pueden  ganar. Pues desde que los hombres caminan –y antes-, siempre la libertad ha sido la que ha generado la energía para que llegue el orden, la compasión y el amor. Y eso seguro que no va a acaba nunca.

 

5037. El drama del genocidio contra los palestinos árabes continúa desde hace setenta años.  Desafortunadamente, los judíos tienen un mal destino. Igual que todos nosotros lo tenemos, pues en la vida tenemos problemas, todos caminamos hacia la muerte. Pero los judíos tienen un grave problema que nunca antes tuvieron: son invasores, han ocupado un país, un lugar que no es el suyo; y lo han hecho con trampas, engaños, robando las tierras,  etc., manu militari.

Y eso ya no lo hacemos todos. Porque nuestro destino no es tan complicado como el de los judíos.

Por eso, son ellos los que se tienen que liberar de la raza, de la historia pasada, de su nacionalismo, de su religión, que es todo lo que les provoca ese expansionismo demencial que hace que en todo el mundo les odien por las humillaciones,  las torturas, las vejaciones, las  matanzas.

 

5038. La fijación, la entrega a una actividad, o una persona, nos esclaviza.  Y  sabiendo los malos resultados que genera: la ansiedad por querer cumplir con unas normas que nos exige esa persona, o idea, aún seguimos consintiendo estar atrapados.

¿Por qué es que consentimos que cualquier actividad, o persona, nos atrape viendo como nos esforzamos por cumplir, por agradar? Lo hacemos porque somos muy pobres internamente, desvalidos, necesitados de una muleta para poder vivir. Y así, nos sentimos falsamente seguros, pues la seguridad no existe es una ilusión, otro consuelo, un narcótico.

Sólo si la inspiración nos llega, con la inteligencia y sabiduría, es cuando seremos capaces de liberarnos de las ataduras de las relaciones, ya sean delas personas, actividades, etc.