Torni Segarra

Seleccionar página

5031. El verdadero humilde es el que no sabe que es. El que cree o dice que es humilde, deja de serlo.

 

 

5032. Todos tenemos un destino extraordinario por el mero hecho de estar vivos. Pues la vida tiene tantas dificultades que si quisiera nos mataría. Pero como no quiere, esas dificultades se convierten en gozo, en la dicha de vivir.

Y por muchas dificultades que haya ninguna va a poder con nosotros. Hasta el día que todo acabará.

 

 

5033. Gracias por el consejo, Pep.

Pero si te pierdes en conceptos de lo que son los otros, ya sean personas o países, no podrás ver la realidad.

La realidad es la igualdad. ¿Por qué? Porque la igualdad es el respeto, es el fin de los abusos, de los robos, de la explotación, de la brutalidad, la crueldad, de las mentiras y falsedades.

Ya sabemos que eso parece utópico. Pero esa es la dirección si es que queremos la paz, el fin de los conflictos, los celos, las envidias, el odio abrasador, que hace que la realidad la inventemos solamente para nuestro  beneficio.

 

 

5034. Si es que tenemos amor, aunque alguien ni nos quiera, sabemos que eso forma también parte del amor por esa persona.

 

 

5035. Todos somos vampiros psíquicos porque estamos inseguros, tenemos a la soledad, a no ser nada. Pero cuando vemos claramente la crueldad de esa dependencia con una persona o varias, cuando vemos todo el peligro que ello que genera en nuestras vidas y en los demás, es cuando podemos descartar esa actitud negativa e inhumana de sacar la energía de los demás sin que ellos lo quieran o no lo sepan.

 

 

5036. ¿Eso qué importancia tiene? Lo importante es generar orden. Y para que llegue el orden hay que ser justos con los demás, no generar agravios, ni robar, ni humillar, ni invadir y dominar a otros.

Todo lo demás, son excusas de mal pagador, de alguien que tiene una prebenda, un beneficio que sabe que es injusto pero que trata de ocultar, de enmarañarlo todo para que no se vea ese abuso, la injusticia y la crueldad que genera. 

Pueden cantar millones y millones de misas concelebradas, con todo su pompa y boato, para impresionar, condicionar, manejar, manipular a las personas para que les ayuden en esa mentira en la que viven, pero la realidad, lo que es, no se puede cambiar. 

Y la realidad, la verdad, es que la injusticia, el robo, el agravio, la ocupación e invasión por la fuerza, nunca pueden  ganar. Pues desde que los hombres caminan –y antes-, siempre la libertad ha sido la que ha generado la energía para que llegue el orden, la compasión y el amor. Y eso seguro que no va a acaba nunca.

 

 

5037. Cuando una semilla explota y nace la primera raíz, no sabemos si va a vivir o no. Pero eso ella no lo sabe. Ahí está el misterio: que no tiene conciencia de su existencia, como tampoco la tiene el agua, las piedras, la tierra, el fuego, el sol, la luna, el aire. ¿Y entonces todo esto para qué es, qué sentido tiene? Porque nosotros hace muy poco que somos conscientes de todo lo que nos rodea, y de nosotros mismos. 

Da la impresión de que la tierra es un gran zoo, un gran parque temático, para la distracción de alguien que no vemos. Porque todo esto debe de tener un sentido, servir para algo. 

Podríamos decir que en ese parque temático sucede todo en otra dimensión en el tiempo: cien años, pueden ser una hora de un día de los dueños o visitadores del parque temático. 

Y como final, en el parque temático hay unas normas también que son favorecedoras o no para los directores, que deben de premiar a  unos y castigar a otros. Pero que evidentemente ellos no dominan los entresijos de la vida, igual como nosotros no dominamos la vida de los animales de los zoos, parques nacionales, etc.

 

 

5038. ¿Por qué será que los nuevos son tan estúpidos, como si fueran loros repetidores, sin ninguna seriedad ni profundidad? Y encima, como dan tanto juego con sus estupideces, las televisiones los usan como un espectáculo superficial, banal, cargado de mucho ruido, con publicidad para todos.

 

 

5039. La tradición pesa mucho: los nacionalistas españoles dicen que lo que ellos creen que es España, es indivisible. Lo están repitiendo cientos de años. ¿Por qué lo repiten? Porque tienen una maldad que ocultar: la invasión y asalto de Barcelona a fuego, sangre  y muerte, por los reyes borbones españoles. Y la tradición, la del sentido común, dice que eso fue una inmoralidad cruel, que les roe el alma como a cualquier delincuente, criminal, asesino.

Y, por eso cuando los catalanes quieren aclararlo todo porque quieren la libertad, sienten horror hacia esa verdad.

Lo mismo sucede con los restos de las personas que fueron fusiladas, asesinadas y enterradas en cualquier lugar, que los parientes quieren trasladar a un cementerio legal y darles sepultura. La derecha que ganó la guerra y los fusiló a su manera, extrajudicialmente, ahora tiene vergüenza de asumir que también ella es asesina, cruel. Como tantas veces ella ha  dicho de los vencidos rojos, comunistas, revolucionarios, etc.

Y podría recibir alguna venganza, por los que se pudieran alterar demasiado. O las complicaciones que se pudieran derivar de algo tan serio y grave, como es fusilar a personas extrajudicialmente, enterrarlas y hacerlos desaparecer ilegalmente, sin informar de ello.

Y por eso, también la derecha en el gobierno, no quiere darles a los catalanes la libertad ni la independencia, porque se desbordarían y serían capaces de denunciarles ante el Tribunal Penal Internacional -TPI-, por crímenes contra la humanidad. Pues ellos son los herederos directos del sanguinario dictador fascista Franco. Quien fue el que dio el golpe de estado contra la República. Y se inició la guerra civil, con sus matanzas, represalias, fusilamientos, etc.