Torni Segarra

Seleccionar página
5021. Seguir un pensamiento desde que nace hasta que se extingue, es bueno para la mente, la fortalece, la llena de energía. Aunque parece difícil pues la mente salta de una cosa a otra. 
La fuerza, la energía, llega al no reprimir ningún pensamiento. Pues entonces, es cuando en esa atención total, absoluta, llega la unión, que es el amor. 
 
 
 
5022. Si no estamos libres de todo lo que se ha dicho, de lo que se dice, del pasado, no podrá haber iluminación. Pues sin libertad -libertad es amor-, uno no está iluminado.
 
 
 
5023. Cuando hacemos algo con amor no se trata de buscar, ni de que vengan recompensas. Pues eso no sería amor, sino un negocio materialista, egoísta.
Las cosas se hacen sin pensar en los resultados. De esa manera no existe el deseo del ego, del ‘yo’, divisivo, conflictivo.
 
 
 
5024. El miedo termina cuando nos damos cuenta que es una ilusión, superstición, fruto de la ignorancia. La inteligencia no le afecta el miedo. Porque para que haya miedo ha de haber división interna, que genera confusión, desorden.
La inteligencia es la unión de todo, la pasión, el pensamiento, la mente, donde todo sucede en el ahora. Cuando el miedo siempre es el pasado que se proyecta en el futuro.
 
 
 
5025. Lo que nos hace crecer son las dificultados y el dolor que nos genera. Pues el dolor además es modulador de nuestras actividades. Por lo que, sin las dificultades, y sus molestias, la vida no podría ser.
A nivel psicológico, que le obliga el físico, como hay que comer hay que hacer lo posible para ello. Y como ningún animal quiere que le maten, y las demás personas quieren también comer, se crean conflicto, peleas para conseguirlo. Y con ello toda clase de dificultades, con sus inconvenientes, molestias, sufrimientos.
 
 
 
5026. El gozo, la felicidad, la ausencia de confusión, es en el presente, el ahora. Y cuando sea siempre será en el ahora. 
Toda proyección en el futuro es porque no hemos comprendido la manera cómo funciona el pensamiento, y su invento que es el ego. Como el pensamiento, el ego, son fruto del pasado, todo lo que generen va a ser la continuación de ese pasado: ilusión, ignorancia, confusión. 
Pero cuando nos damos cuenta de la falsedad del ego, del ‘yo, es cuando el pasado muere con ellos. De manera que el ahora, está ahí.
 
 
 
5027. Todo es fruto de nuestro pensamiento, que inventa lo que él cree necesitar. El pensamiento, es fruto del pasado, necesita su referencia y con ella proyecta el futuro.
 
Pero todo lo del pensamiento, sus inventos del ego, del ‘yo’, no van a generar lo nuevo, lo que nadie ha tocado. Por eso, nuestro trabajo es preparar la tierra para que lo nuevo puede florecer. 
 
Es decir, morir a lo viejo, al pasado, descartarlo radicalmente ahora. Y eso sólo puede suceder cuando vemos al pasado como el peligro que es -ya que es divisivo-, cuando vemos que va nuestra vida en ello. 
 
De manera que la comprensión es la misma acción. La acción de comprender, es acción con su orden, que no es tuyo, mío ni de nadie.
 
 
 
5028. No se trata de que haya seres de luz, de mucha energía. Lo que nos tiene que interesar es la pregunta: ¿Por qué yo no tengo esa energía, esa luz?
 
Primero hay que averiguar si esa luz y energía es un hecho u otro cuento, otra historia más de las que hay por todo el mundo. 
Y para ello no hay otra solución que averiguarlo en propia persona. ¿Por qué es que no tenemos esa abundante energía infinita? 
Porque estamos fragmentados, divididos, internamente. Que al exteriorizarse crea mis relaciones que han de ser, son, divisivas. Y si hay división, no puede haber la totalidad de la energía operando en nosotros.
 
 
 
5029. El amar si es que es verdadero amor, no necesita recompensas. Las recompensas son cosas mundanas, deseos de seguridad, vanidad, fruto del ‘yo’ con complejo de inferioridad.
 
El amor, ¿puede ser un negocio, un sistema de trueque de: ‘Yo te doy pero recuerda, tú me tienes que dar’?
 
 
 
5030. ¿No somos cobardes, estamos seguros? La carne, el cuerpo es débil, sufre con todo su espanto y horror. ¿Hay alguien que pueda estar libre de todas esas miserias humanas? Primero hasta que no nos venga la hora de pasar por ello, no lo sabremos.
 
Pero hay una pista que nos puede orientar: Nuestras mentes están todas unidas, de manera que lo que una genera y piensa, también lo han de generar todas las demás. Por tanto, la cobardía, el miedo, el huir del dolor al precio que sea, son deseos que todos hemos de sentir, sufrir. Otra cosa es cómo vivimos con ellos, qué hacemos con ellos, porque huir no se puede.