Torni Segarra

Seleccionar página

5589. ¿Eres tan ignorante que crees que eso se  puede olvidar? Si hubieran fusilado a tu padre, abuelo, tío, amigo o hijo, sin juicio alguno, ¿tú lo habrías olvidado? Un poco de seriedad. No digo que seas un psicólogo, sólo que te conozcas tú mismo. Recuerda que todos, absolutamente todos, en lo psicológico somos iguales. Lo que te pasa a ti, también me pasa  a mí y a cualquiera. 

 

Así que el dolor de uno es igual al de todos. Y el que no lo ve es porque es un desgraciado y desafortunado insensible, facha, carca.

 

5590. Señora lo que el pensamiento piense, lo que digamos nosotros, no tiene ningún valor si no está sometido con la realidad y la verdad de lo que son las cosas y cómo funcionan.

Así que, todo lo que digamos, todo lo que pensemos, aunque digamos que es lo positivo, lo verdadero, el amor, etc., si no tenemos una buena relación con las personas con las que nos  relacionamos, convivimos, y también con las que viven en la otra parte del mundo, nada tiene ningún valor ni sentido verdadero.

 

5591. Hay algo curioso en todo esto: ¿Por qué pedimos, oramos, nos sacrificamos, somos pedigüeños, si dios todo poderoso lo sabe todo: lo que necesitamos, lo que no, etc.?

 

5592. El primer problema que tenemos es que no nos conocemos, no sabemos cómo funcionamos, cómo funciona el pensamiento. Pues sin saber cómo somos, cómo opera el pensamiento, no podremos generar orden, que es la negación del desorden.

Lo que decimos no tiene ningún valor, no es el hecho. Cuando para que haya orden, nos hemos de encarar con los hechos. Un hecho tiene más poder que un millón de palabras. La palabra peligro no es lo mismo que tener el peligro junto a ti, estando en un alto abismo donde podemos morir.

 

5593. Tal vez, es que no podemos vivir como hermanos, en el sentido de no hacernos ningún daño. Además todos los hermanos también tienen sus imperfecciones, que generan celos,  envidias, rencores, es decir división y conflicto.

Las palabras de M. Luther King, cuando hablaba a las personas desde un estrado, también eran fuertes, muy fuertes para algunos que precisamente eran sus enemigos, racistas que lo odiaban a muerte. Y creo que por eso, con esas palabras aunque no groseras, si punzantes es lo que los enloquecía más.

Casi nadie, aunque esté en peligro porque lo quieren matar, se cree que eso puede suceder. Más aún si es un líder político-religioso, carismático con millones de seguidores. Pero ya sabemos que el que dice que sabe es que no sabe, porque el todo no está hecho para nosotros.

Eso no quiere decir, que a otros que son más agresivos violentos, crueles asesinos, no puedan morir de viejos sin que nadie les mate.

A veces creemos que con unas palabras fuertes, dirigidas a los que no entienden, así se les despertará la inteligencia, después de haber comprendido, visto en el error en que viven. Pero no, la vida no tiene patrón ni seguridad alguna.

Creo que lo único que nos queda es el verbo ‘intentar’, que es muy humilde y sencillo: no sé nada, pero tengo que vivir sin saber nada de lo que pueda pasar. Y para ello, me suelto de todo y dubitativamente, tentativamente, vamos a intentar que llegue lo nuevo. Porque lo viejo ya sabemos lo que es: división, enfrentamientos, celos, envidias, la preeminencia del ‘yo’, del ego.

 

5594. La mente no se puede cambiar, se puede aquietar,  comprendiéndola, sin pelear con ella, ni reprimirla ni violentarla. Entonces en ese estado de unión de la mente -donde el ego, el ‘yo’, no puede operar-, al no haber fragmento alguno por donde se obstaculiza para que llegue la totalidad de la energía,  para que llegue el orden, éste llega. El orden no sabemos lo que es, ni es tuyo ni mío ni de nadie, él se manifiesta cuando negamos el desorden.

 

5595. ‘Las limitaciones sólo viven en nuestra mente.’ Y también en la naturaleza, en nuestro cuerpo. Pues nuestro cuerpo es como si fuera un termómetro que registra a cada segunda las variaciones de la temperatura. Y cuando llega una temperatura muy elevada, el cuerpo se puede colapsar, perder la funcionalidad del cerebro, etc. Y eso ninguna mente lo puede detener.

También el cuerpo es como un laboratorio, donde si se le pone algo corrosivo, alimento en exceso, drogas, alcohol, etc., él como lo tiene que transformar en sangre, al no poderlo porque es demasiado corrosivo, o en exceso, el cuerpo también se puede colapsar, deteriorar, perder la operatividad.

 

5596. El problema no es lo que se hizo en el pasado, el problema es lo que se hace en el presente, que básicamente es lo mismo: mentiras, corrupción, agravios por injusticia, ladrones, inmoralidad, falta de respeto con su descaro de los que mandan. Y montar una especie de mafia de todo el aparato político, religioso, económico, financiero.

 

5597. Lo que aún no ha dicho el primer ministro es: ¿Por qué hace unos días cerró un contrato de diez mil millones por la venta de armamento a Arabia Saudí? Y no sólo los franceses, también los alemanes, los ingleses, los norteamericanos, los españoles, etc., venden armamento a las monarquías del golfo Pérsico; sino que también tienen relaciones comerciales. Con todo lo que eso quiere decir de tolerancia de todas las barbaridades que se hacen en esos países.

En este dramático asunto del terrorismo islámico hay mucho de bajo de la alfombra, que nadie quiere enseñar, que se vea. Por supuesto, que es el dinero la mejor lavadora para disimular lo que se hace, se ha hecho, que no es presentable para cualquier persona demócrata, civilizada, lo que llamamos respetuosa con los derechos humanos más básicos y elementales.