Torni Segarra

Seleccionar página

 5612. ¿Cómo puedes demostrar que tú estás iluminado, liberado, en samadhi, en nirvana? Todo es tan infantil.

 

5613. El dolor, sólo es dolor. Podemos ver que está el dolor físico, el del cuerpo, que podemos hacer poco para que se vaya -si no es con calmantes, etc.-.

También está el dolor psicológico, que engloba todo lo que no es dolor físico: tristeza, miedo, angustia, depresión, querer y no poder: impotencia. etc. Y todo este dolor, es el mismo dolor que siente toda la humanidad, seamos pobres o ricos, seamos afortunados con un cuerpo joven o viejo, ya sea que tengamos un buen empleo o estemos desempleados.

El dolor del corazón, del alma, del espíritu, de la mente, todo eso son tonterías. Pues en realidad no existen ya que no se puede demostrar su realidad; son como el cielo, el paraíso, el infierno, el purgatorio, de los católicos.

Así mismo, el ego, el ‘yo’, también es irreal. Pero se nombra para explicar la división de la mente. Cuando se divide en ‘yo’ y en ‘tú’, en ‘nosotros’ y en ‘ellos’.

La mente tiene la capacidad de que todo lo admite o excluye, según quiera y le interese.

 

5614. Los niños tienen psicológicamente los mismos problemas que los adultos: la soledad, el sentirse solo sin que nadie nos pueda ayudar -o al menos así es como lo vemos cuando estamos en esa soledad, que es aislamiento-. Da igual que tengan un ambiente más o menos acorde para jugar con más niños, ellos lo que necesitan -y así lo exigen a cada momento- es no estar solos. Los niños que no tienen hermanos, ¿por qué habrían de ser menos felices que los que si los tienen?

 

5615. ‘Cuando hay una tormenta los pajaritos se esconden y las águilas vuelan más alto.’ Eso para los seres humanos significa que hay problemas. Y los problemas, hagamos lo que hagamos van a estar ahí. No podemos huir de ellos, podemos hablar de ellos sin parar, tomar algo para evadirnos de ellos, pero seguirán estando ahí en nosotros.

 

5616. ¿Por qué uno no puede gritar cuando lo necesita, quién nos lo va a prohibir? Los prohibidores, ya sean revolucionarios o carcas conservadores, ni nadie, no tienen ninguna autoridad para decir lo que se tiene o no se tiene que hacer.

 

5617. El único cuento, el más maravilloso, el más bello que hay, es nuestra vida. En ella está todas enciclopedias de psicología, de filosofía, de mundología, todas las obras de teatro, las novelas. Solamente hay que sintonizar lo que queremos y ello, de una manera o de otra, aparecerá.

 

5618. Todos los consejos alentadores, tienen su función. Pero, hay que advertir que aunque tengamos toda la ayuda del mundo, la decisión, el resultado, lo que nos venga, no está en nuestras manos, no depende de nosotros. Si no que forma parte del misterio de la vida.

Pedir, aunque muchos charlatanes digan lo contrario, tiene la aventura de que no venga eso que pedimos.

 

5619. Desde el principio, nuestro diseño nos lleva a la división y el conflicto. Pues hemos de comer. Y comer quiere decir cazar, perseguir una presa, asesinarla. Y desde ahí llegamos a las bombas nucleares, que dicen que son para defendernos de los otros que también las tienen y dicen lo mismo.

Al principio era la comida, la hembra, el territorio. Ahora que ya estamos la mayoría con alimento suficiente, con parejas a montones, etc., seguimos igual que hace un millón de años, después de todos los inventos para hacernos -según pensamos- la vida más fácil, más placentera.

 

5620. He sabido de ti, a ver a un noticiario la información sobre el trabajo que tenías que hacer: la misa del homenaje al «Caudillo», dictador español del Antiguo Régimen fascista. Ahora falta saber si la hacías por amor a los seres humanos, o era por miedo, por política, por negocio.

De todos modos, no me opongo a estos homenajes. Pero sólo quiero añadir, que no hagas como lo han hecho durante cuarenta años: sólo homenajear a los muertos y los vivos de una parte. Y de la otra parte como si no hubieran existido, menosprecio e indiferencia; y eso hace daño a sus familiares, que aún no los han enterrado como lo hacen con cualquier persona.

Y todo ello, la iglesia católica es cómplice, porque sabe de primera mano ya que ella formaba parte del bando vencedor, represor -asesinó a cien mil personas una vez terminada la guerra-. Y esto, ¿es lo que os enseña vuestro señor Jesucristo, vuestro dios,  que habéis inventado a vuestra hechura?

Gracias.