Torni Segarra

Seleccionar página

2937. Es lo que tiene ser un triunfador: cuando tiene que decir algo allí están los altavoces de la prensa y televisión, que aunque hable como un inculto, es decir que no se entera de la realidad, pues su soberbia y fatuidad del triunfador, siempre entre poderosos, ricos, lo ha condicionado de manera, que sólo tiene miedo de perder esa vida de derroche y despilfarro, de caprichos e inmoralidades.

No lo conozco personalmente, pero da la impresión que es como los niños pelotas con el profesor, al que admiran y adulan, es decir, es un gilipollas.

 

2938. Las comparaciones suelen ser imprudentes, creo que aquí no se puede comparar con ninguna persona. Sí, con un país, etc.

 

2939. La ley si es buena, sirve. Pero si es mala, no hay que cumplirla. Los dictadores -Hitler, Stalin, Franco, Pinochet, etc.- también tienen sus leyes.

 

2940. Es tan ignorante que quiere que su mentira no lo sea. Pero la de los demás, si que lo sea.

Con esas personas, ¿dónde se puede ir sino es a aguantar a los carcas, a los ricos corruptos, a la monarquía, al nacionalismo centralista, a arrodillarse ante el Papa y su Iglesia?

Son viejos mentalmente, siempre lo han sido. Y por eso, les da pánico lo nuevo. Pero lo único y verdadero revolucionario es lo nuevo.

 

2941. Está claro que los países más pequeños funcionan mejor -sin tener que hacer guerra-. Un ejemplo lo vemos en las empresas: cuando más grandes son, más complicaciones. Lo vemos también en las familias que tienen muchos hijos, que también tienen todo tipo de problemas; y en las grandes ciudades todo es desorden y confusión.

Dicho esto, los países grandes no pueden dejar de serlo. Pero, los que no son grandes, se deben aprovechar de las ventajas, países como Suiza, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Costa Rica no tiene ejército desde hace sesenta  y siete años.

 

2942. Por eso lo nuevo, lo que la astuta mente, lo que nadie ha tocado, es el amor. No se sabe lo que es el amor. Solamente sabemos lo que no lo es. Pues, si lo supiéramos iríamos tras de él y dejaría de ser amor.

El amor surge de la nada, es la nada que no se puede explicar.

 

2943. La pregunta: ¿Esos que se ensañan llenos de odio contra todo lo catalán, cuántos votarían si a la libertad de Cataluña?

Lo que quiere decir que son nacionalistas centralistas, fascistas españoles. Que, seguramente, no van a cambiar su postura. Al igual como los que quieren la libertad de Cataluña tampoco. 

Y por eso, ahí están las urnas: para votar. Y es cuando se sabrá el resultado. Todo lo demás es la banalidad, la superficialidad, la vanidad de siempre. 

 

2944. Ese cuento que cuentas, será si los migrantes quieren. Eso es tanto como decir que España o cualquier país hace lo mismo: Pues, sí. O pues, no. Se puede decir lo que cada uno quiera y se puede aceptar o no.

En el fondo, en la raíz de todo está la democracia y la libertad, cosa que parece ser muchos no aceptan ni la quieren, ¿verdad? ¿Por qué no lo quieren? Porque no lo comprenden. Todo está en la comprensión. Quien no comprende lo que es el orden, el amor, no lo quiere, le es indiferente, lo rechaza según las circunstancias. 

 

2945. No seamos ignorantes, la historia, la realidad, según quien la cuente le va a dar un sentido determinado. Los españoles dicen que España descubrió América. Pero muchos otros dicen que fue una atroz y cruel invasión. ¿Qué es lo verdadero, qué es lo falso?

 

2946. Lerroux, era nacionalista centralista fascista español. Y con eso ya está todo dicho. Era como lo son Ciudadanos, el PSOE, los de Podemos, Izquierda Unida, el Partido Comunista, etc.  Todos incapaces de comprender qué es la libertad, el respeto. Pues todos están condicionados –ciegos- de manera que siempre se oponen a la libertad, en este caso de Cataluña.

 

2947. Amiga, Rubia, te has olvidado de los miles y miles de implicados corruptos, ladrones, españoles: la Gurtel, con el Sr. Bárcenes; la Púnica, con el Sr. Granados, etc.; el Sr. Rato, ladrón, estafador de su banco, a los más desfavorecidos y que va por la calle, disfruta con su yate de vacilones -por cierto todas con la raíz, origen, en Madrid, que se ha ramificado por todo el país-.