Torni Segarra

Seleccionar página

 2983. Los nacionalismos no tienen tipo, ni estilo, ni son grandes o pequeños, todos son divisivos, nos fragmentan, nos provocan conflictos.

La pregunta: ¿Tú puedes vivir sin tu amado nacionalismo centralista español? Si puedes entonces eres una luz para ti mismo y para todos los demás. Investígaselo a ver si puedes. 

Por lo que, habrás de ser respetuoso con los nacionalismos de los demás, de tus vecinos. Solamente es un problema de vecindad. Es muy sencillo: lo que no quieres que te hagan a ti, tú no lo hagas a los demás. Si no cumples esta verdad, vas a recibir todas las maldades de la vida. Creo que tú ya lo sabes. 

 

2984. Más combustible a la hora de defender la libertad. No se dan cuenta que contra la libertad nadie ni nada puede ir. Porque la libertad es amor.

De lo contrario hará el ridículo, será cruel, será asesino dictador, y quedará para la historia como la peor plaga que haya llegado. Lean, infórmense de  las historias de los dictadores. Yo no quisiera ser hijo de ninguno de ellos. 

 

2985. La que toca. ¿Tú cuál pedirías? A veces parecéis niños, infantiles, queréis lo que no puede ser: ‘Yo sí que puedo hacer lo que quiera, per tú no lo puedes hacer’. ¿Esto no es una declaración de guerra? A ver si despertáis que aún vivís del condicionamiento imperial, borbónica, franquista.

 

2986. Insulta, insulta, infravalora, desprecia, falta al respeto y la dignidad, ¿así vas a tener paz, generar orden?  

Luego te quejarás que te dan la espalda, que los otro esto o aquello. ¿Pero y tú qué, eres tan ignorante que después de ser maleducado, descarado, brutal, cruel, puedes irte de rositas?  

Eso es desconocer cómo funciona la vida, cómo funcionan los hombres, la psicología. 

 

2987. Demasiado letras, palabras, escritas, para un lugar como este: rápido y conciso, claro y entendible.

Seguro que quieres embaucar, comer el coco, a los demás, sacar beneficios, dinero, poder. Por lo que eres un descarado peligroso para la paz y el orden, el amor. Por lo que no lo he leído, solamente le he dado una mirada.

 

2988.  Finalmente, me ha alarmado el nombramiento, como representante de vuestro partido en Cataluña, de alguien que es racista, xenófobo. Que como todos ellos son descarados y no se esconden lo demuestran por ahí donde van con sus maneras, su porte, etc.

Tú que te mueves por todo el mundo, sobre todo en Europa, sabes que a esas personas racistas, xenófobas son consideradas como nazis.  

A ver si tan prudente que eres con los integristas musulmanes y sus desmanes, locuras semidementes, ahora en este caso resulta que hacéis casi como ellos, y lo toleráis, lo promocionáis.  

Sabes que en Alemania, esos mismos racistas, xenófobos han quemado varios albergues para refugiados migrantes, sirios, etc. 

¿Puede que en tu partido esté aún el alma del dictador Franco, fascista, amigo y colaborador de los nazis, de Hitler?

 

2989. Sí, sé que no dijiste nada de nadie ni de nada, no te lo enviaba contra ti, ni como reproche. Solamente, te lo he enviado para que estuvieras informado.

En relación con el politiqueo, ¿no crees que todo es política en la vida? Nacer pobre es política y también nacer rico. La manera de vestir, el corte de pelo, si gasta mucho dinero o poco; si vas a la Iglesia, a la mezquita o no, si vas a la discoteca, a los bares, si practicas sexo, lo que comes, el coche le llevas, todo puede ser política.

Por lo que el problema no es la política. El problema es la manera de hacer política. Cómo la hacemos: si somos honestos o somos corruptos, inmorales. 

 

2990. No acabo de entender eso de que los ganadores con los escaños por mayoría, no tendrían la validez ni el reconocimiento para poder mandar.

Vamos a verlo: La finalidad de política es el gobierno. Y sin orden no se puede gobernar. Para gobernar se necesita que los gobernados obedezcan a la autoridad que inventa leyes, para poder poner orden.

A veces el que tiene que mandar no tiene suficientes votos con su grupo y hace alianzas con otros grupos para que con la suma de los dos grupos se llegue a la mayoría.

Es decir, que mandar es gobernar. Y para gobernar debes tener la mayoría en votos: la mitad más uno.

Ahora viene aquello de si la democracia es la mayoría a la hora de votar, ¿por qué la mayoría que dan una mayoría de escaños, dicen que no es válida? Dicen que cada área, territorio, provincia, etc., tiene una validez mayor o menor en votos. De manera que un área despoblada, con respecto a las grandes ciudades, y por tanto con pocos votos, no tendría el mismo valor a la hora de votar.

Pero creo, que las leyes no se pueden alterar cuando a uno le conviene. Así que la ley demócrata dice que la mayoría a mano alzada de los presentes es la ganadora, la que detenta, tiene el poder.