Torni Segarra

Seleccionar página

 5244. Si fuera un texto sólo para exhibirlo a él, es cuando considero adecuado poner su autor.

El tuyo, lo escribí para encabezar y aclarar lo que había escrito. Y lo envié a tu blog, dudando de ponerlo en el encabezamiento de mi comentario. Acabo de entrar a tu blog, he eliminado el comentario y lo he vuelto a poner pero con el tuyo encabezándolo. Y creo que el lector al leer el tuyo primero ya sabrá de quien es.

En mi página web no pongo nunca -solamente puse en la presentación una referencia: Jiddu Krishnamurti- a nombres que no sean indispensables. Porque si no, todo se convertiría en un guirigay. Encuentro superficial, una vanidad, leer un artículo en un diario y que el autor mencione este,  aquel o varios autores.

Mercedes, nosotros estamos demasiado condicionados por tantísimas cosas que nos llegan. Y los que nos leen -y a nosotros mismos-, les pasa lo mismo: cada vez que leen el nombre de un  autor, de los miles y miles que hay para leer, nos da ansiedad, nos desboca el deseo, nos provoca estrés.

Por ello, como me pasó a mí, a nadie le recomiendo a tal o cual autor, escritor,  maestro o gurú. Puedo informarle pero de una manera accidental y descriptiva, para no condicionarlo, o como también se dice comerle el coco.

Y, según mi experiencia, todos los libros, los maestros y gurús, autores o quienes sean, si tienen que llegar, de una manera o de otra, van a venir. Legan como si fueran eslabones de una misma cadena. Porque, recuerda: en el caos está el orden. Que a su vez va a generar otro caos con su orden detrás de una manera continua e infinita. Con afecto.

 

5245. Lo subjetivo quiere decir: dos personas están junto a la playa paseando, y uno dice: ‘Mira que el mar es maravilloso’. Y el otro lo que contesta: ¿tú crees, nos vamos?

Por lo demás, básicamente coincido contigo.

 

5246. Puede que lo peor sea hacer daño a los demás. Pero igual de peor es que todos lo tengamos que hacer  a todos los demás. La vida, con su hermosura y maravilla, tiene estas crueldades implacables. Y luego hay algunos que hablan de quitar el dolor, como el que se quita el pelo de la frente que llega hasta los ojos.

Por eso hay veces que no queremos vivir, sobre todo cuando somos jóvenes psíquicamente y también físicamente. Porque hasta el respirar es un dolor. Pero a cada respiro matamos a alguien y al mismo tiempo le damos vida a otros, en un equilibrio que está más allá de nuestro control.

La vida es así y no está hecha molanamente para unos cuantos -aunque algunos estúpidos así lo crean-. La vida es libertad, la mejor medicina y remedio para poder soportar la vida. Por eso, los que se oponen a toda libertad, son los más criminales y asesinos.

 

5247. La meta, el fin de la vida, si hay alguno, es la ausencia del ego. Que es el uno mismo, el ‘yo’.

 

5248. Un hombre no puede ver a Dios. Pero su miedo le hará ver lo que no existe, él lo verá y creerá en él como un náufrago se agarra a su pequeño brote en medio del mar.

 

5249. Si repetimos mucho una cosa que queremos, al final tal vez la obtengamos. Pero eso no es la verdad. Porque la verdad llega sin llamarla, sin quererla, sin pensar en ella.

 

5250. ¿Puede lo de dentro y lo de fuera formar una unidad indivisible donde allí se genere el amor?

 

5251. El karma es un eslabón que hace que la vida sea una sucesión de caos y de orden.

 

5252. Nadie puede cambiar sus pensamientos, pues cada cual tiene su condicionamiento. Es como pretender que un inglés hable de la misma manera que el norteamericano, aun siendo el mismo idioma el que hablan. Porque cada uno tiene sus propias características y fonéticas.

La mente, el pensamiento, está programado, condicionado para que funcionen de una determinada manera: tengan miedo, deseos de seguridad, celos, envidia, explosiones de alegría, tristeza y depresión. Porque la mente es la vida misma. Y la vida es ingobernable. Hay que vivir con la parte agradable y miserable de la vida, yendo más allá de todo ello.

 

5253.  Hay un dilema eterno: ¿Quién empieza la enfermedad, el cuerpo que va a afectar a la mente deprimiéndola, creando tristeza por ver en la situación en que está, se encuentra? ¿O es la mente alterada y confusa que está generando desorden y el cuerpo va a sufrir las consecuencias de ese desorden?

 

5254. ‘Cuando no hemos sanado alguna parte dentro de nosotros, la vida nos vuelve a traer la misma experiencia con diferentes ‘disfraces’, una y otra vez, hasta que logremos trascenderlo’.

O, hasta que nos mate.