Torni Segarra

Seleccionar página

 3001. La pregunta es: ¿Qué hay de extraordinario en una persona, aparte de que nació aristócrata, que tenía todo lo que quería -le llevaron pieza a pieza con yaks un coche-, una especie de Papa oriental, que fue instruido desde el mismo momento de nacer para ser lo que fue, lo que es?

Todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Y crear diferencias entre unos hombres superiores a otros, es ignorancia, vanidad, mundanalidad. Que nada tiene que ver ni con la religión ni con la espiritualidad, que no es ni más ni menos que humanismo: hacer lo necesario en nuestras vidas para que seamos los menos dañinos, malvados, insensibles, indolentes, indiferentes a todo lo que  pasa.

 

3002. Lo más extraordinario y peligroso que tiene la mente, es que es capaz de inventar una realidad que a ella le conviene. Lo puede justificar hasta el infinito. Pero puede que eso no sea la realidad, lo real.

Lo real, la realidad, lo que nos interesa, es descubrir por qué es que vivo en el dolor. Si llegamos a la raíz del dolor, veremos que su origen es la división interna.

Por tanto, la división interna genera la externa. La realidad es lo que vemos, ¿no? Vemos un árbol, que está creciendo lleno de vida, ahí está la realidad, nada de inventos mentales. Si vemos que está lloviendo, regando y limpiando todo lo que hay en la tierra, ahí está la real, la realidad.

Ahora descubra, ¿por qué necesito inventar algo que no es real, sino una  creación e invento del miedo, de mi pobreza psicológica, espiritual?

 

3003. La espiritualidad es la capacidad de ver la realidad tal cual es. Y atenerse a ella. Y si hace falta ir más allá de la realidad.

 

3004. El indagar, el inquirir, es adecuado. Pero cuando llegado un momento se convierte en una especulación, entonces llega lo negativo. Porque la especulación no tiene fin.

 

3005. Hay algo tan evidente como que el sol calienta: donde hay una multitud los que van allí son imprudentes, ignorantes que no se respetan su vida y la de los demás. Pues las multitudes son insalubres, llenas de peligros.

 

3006. Todo es muy sencillo, no hace falta dramatizar más la vida y lo que sucede en ella. Todo lo que sucede es porque así ha de ser. Y por tanto o se mira con belleza -que siempre la tiene, pues la existencia es un tesoro- o se mira como algo feo, desagradable.

 

3007.  Los sueños tienen un problema: tal vez, no se puedan conseguir por absurdos y sin sentido. Y entonces, uno les dedica toda su energía para rodar en un círculo cerrado, que parece que no haya salida.

 

3008. Si uno no tiene una vida sin desorden, con unas buenas relaciones con los quien convive, de nada sirve ir a la orilla del mar a encontrar la paz interior. Pues lo que sucederá es que por su condicionamiento y autosugestión, sentirá tranquilidad, silencio, una paz momentánea.

Pero cuando llegará a su lugar donde vive, y se enfrente a los mismos retos de siempre, volverá a agobiarse, a hacer las cosas con ansiedad, que le provocarán estrés,  o tristeza, frustración, depresión.

Pero si ve que todo está dentro de usted, allá donde esté se sentirá en armonía, sentirá la tranquilidad de saber que está haciendo lo que toca: ya sea entregándose a ello, o descartándolo radicalmente.

 

3009. Hay un problema con las religiones organizadas y sus dioses: ¿Algo que está más allá de todo, puede ser tratado con nuestra lógica, entendimiento, le pueden afectar lo que a nosotros nos molesta y le reclamamos?

Puede que sea algo así: las hormigas, los insectos que destruimos, puede que ellos también se quejen  a su dios, pero nosotros como si fuéramos su dios, no les hacemos ningún caso.

 

3010. Pero nadie escapa cuando el mal, la maldad llega. De una manera o de otra nos afecta lo que sucede, tanto en su parte negativa como positiva.

 

3011. Señor no estamos hablando de políticos españoles, catalanes, o chinos, estamos hablando de los seres humanos. Y los seres humanos todos hacemos lo mismo: buscar seguridad, vivir sin miedo, vivir sin perturbaciones lo que quiere decir en la rutina y repetición, etc.

Pero el problema está porque eso no puede ser. Y hasta que no comprendamos la realidad, lo que es –sin  inventar otra realidad que más me agrada y me llena-, seguiremos destrozándonos.

 

3012. Todo en la vida tiene su relación con todo lo demás, así en un momento en que hay tanta inseguridad, con respecto a cuándo hay menos, los que viven bien, en la riqueza, les entra miedo. Y por eso se hacen más mezquinos, ahorrativos, acumulando dinero, etc., por si las cosas vienen mal dadas. Sin importarles las consecuencias que ello desencadena en la vida de millones de personas, en toda la sociedad.

Por eso donde hay miedo no puede haber amor.

 

3013. Porque en la libertad, que es amor, no hay miedo.

El miedo psicológico destruye la vida, no nos deja ver el verdadero valor que tiene vivir adecuadamente.

 

3014. Si encaramos las situaciones que puedan llegar asertivamente, entonces entramos en el ámbito del ‘yo sé lo que ha de llegar’. Y eso sólo puede decir el ego, el ‘yo’, con todos sus problemas que nos genera de ignorancia, incomprensión.