Torni Segarra

Seleccionar página

2432. Desafortunadamente, para ver qué es eso de la llegada de un nuevo día, lo que, tal vez, es preciso ver como la vida se puede ir en momento. Entonces uno se hace tierno como un niño, respetuoso con todo lo que le rodea, más aun si tiene vida. Donde un estado de beatitud, de gratitud por un nuevo día con todas las oportunidades que ello conlleva. Es una sensación de inmensa riqueza, de fortuna, donde un ser humano es una maravilla sagrada, preciosa. Porque nos vemos tan vulnerables que pensamos que los otros, que vemos llenos de vida, son aun más afortunados aunque ellos no lo sepan.

 

 

2433. Hay una pregunta perturbadora, y a la vez liberadora: ¿Qué sucedería si todo el proceso de la vida -desde nacer hasta el morir- lo aceleráramos de manera que el nacer y el morir fuera un instante seguido de otro¿ ¿La muerte y la vida serían lo mismo, no? Serían como un instante de la eternidad.

Lo más maravilloso es que nosotros desapareceremos, como lo han hecho todos los que han estado en la tierra. Pero la vida proseguirá con más hombres, más animales y plantas, más de todo lo que es visible e inviable. Verlo y comprendedlo es la fuente de la serenidad, la misma que tienen los animales ante lo incomprensible, la muerte.

 

 

2434. ¿La palabra matrimonio implica el propósito reproductivo, es decir para hombre y mujer? Ya se han visto hombres que les han incorporado una matriz, embarazados a punto de tener su bebé.

Hemos de ir con cautela a la hora de enjuiciar cualquier situación. Porque el condicionamiento, los prejuicios, la cultura y la religión, nos traicionan.

 

 

2435. Lo más curioso es que en el saqueo iban frailes, sacerdotes, personas religiosas. Que justificaban la maldad, la matanza, ya que ellos eran los confesores, invocando a dios y a su único salvador.

 

 

2436. Si existe dios. todo poderoso en todos los ámbitos, y consiente la crueldad, la maldad, que nos infringimos unos a otros, ¿es ese dios un dios verdadero o un invento, una ilusión?

Por otra parte creo que no se puede negar ni afirmar si dios existe. Por lo que solamente estamos nosotros solos ante la física, la química, lo inexplicable.

 

2437. ¡Cuánta ignorancia! Lo que quiere decir cuánto egoísmo.

Nosotros podemos desear, mandar, pero otra cosa es que consigamos eso que queremos.

Y si intimismos e insistimos en eso, como eso va afectar y molestar a los demás, es cuando llega el egoísmo.

¿Por qué no aceptamos, estando con ello, sin huir, eso que nos molesta de manera que eso nos cuente su historia como lo cuenta un amigo?

 

 

2438. ‘Siento que voy en el camino correcto para ser más yo’.

¿Cómo sabemos si el camino que llevamos es el más correcto, el adecuado? ¿Quién lo va a decir? Si el que lo dice es el ‘yo’, todo va a continuar igual. Porque el ‘yo’ puede inventar todo lo que quiera para perpetuarse, proseguir.

Y si lo dice el que dice que sabe, el maestro, el gurú, también ellos están contaminados por el ‘yo’. Por lo que el problema sigue estando ahí: ¿Quién nos dirá si llevamos el camino, el sendero, el dharma, adecuado?

Primero todo sendero, etc., es inadecuado. Porque todos son fruto del ego, del ‘yo’, del pensamiento. Por tanto, es cuando nos libramos de la acción del ‘yo’ que todos los problemas desaparecen. Por lo que esas cuestiones de los senderos si son correctos o no, no pueden generarse. Pues sel generador, el ‘yo’, no existe, no opera.

 

 

2439. La  felicidad es darnos cuenta que nada nos falta y que nada nos sobra.

 

 

 

2440. Descubre lo esencial, la verdad, y todo lo demás pierde valor y desparece.