Torni Segarra

Seleccionar página

6066, Sí, Jiddu Krishnamurti es también una creación mental. Igual como todos los maestros que hay, sobre todo en India.

 

6067. Pero la ilusión es que una vez vemos qué es lo que son, se pueden resumir en unas palabras: Libertad, Amor, Respeto. Pero la ilusión consiste en dar importancia al que lo transmite -gurú, maestro-, cuando lo importante es lo que dice. Es lo mismo que le damos importancia al que pinta un cuadro. No al cuadro, a la obra en sí, ella sola. Y eso quiere decir que hay vanidad, mundanalidad, nada de santidad. Y el maestro participa de ese juego, que le halaga.

 

6068. Todo lo que decían y dicen los maestros, siempre ha estado ahí. Ellos tuvieron la suerte de verlo, o porque alguien se lo dijo. El mérito está en que ellos son los altavoces de eso que dicen, que como ya he dicho no es de ellos, porque siempre está ahí como el amor, el bien o el mal. Nada es de nadie. Y cuando alguien quiere apropiarse de algo, pierde lo sagrado. Se vuelve dividido, egoísta, con miedo a perderlo. Lo tiene que defender.

 

6069. Quieren defender la verdad, el amor, la libertad, porque han hecho de eso una teoría, enseñanza, una creencia. Ya que se piensan que eso es suyo, es su invento. Esa es su ilusión, su ego.

 

6070. ¿Qué quiere decir anticapitalistas? Los capitalistas son los que tienen capital, dinero en abundancia, es decir los ricos. Pero para esos ricos serlo, han tenido que explotar, robar a los pobres.

Los que vivimos en Europa, somos capitalistas, ricos, ladrones, explotadores, de los países pobres de África, Suramérica, Oriente.

¿Cómo se arregla esta injusticia, este agravio, esta ladronería que no cesa desde siempre? Primero, si uno quiere solucionar esta corrupción e inmoralidad, habrá que hacer de su vida, de su manera de vivir, lo que quiera que hagan los capitalistas: dejar de serlo, para no robar ni explotar ni engañar a los que trabajan para ellos, a los menos afortunados, a los pobres. Y luego, por la fuerza de los hechos, ese orden que hemos establecido en nuestras vidas nos dirá lo que hemos de hacer.

Porque, sin primero generar orden, las soluciones llevarán en si el desorden, serán el mismo desorden que queremos erradicar. Es decir, proseguirá la explotación que hacen unos que dan todo el valor al dinero, al capital. Por lo que la brutalidad, la crueldad, la violencia, contra los menos afortunados, proseguirá. Cambiando algunos aspectos superficiales: cediendo algo de libertad, aumentando miserablemente los sueldos, cediendo en algunos aspectos inhumanos, crueles, como reducción de las largas jornadas de trabajo, dando mayor descanso; eliminar el trabajo ilegal: infantil, de explotación inhumana donde un ser humano no es ni considerado ni tratado como tal.

 

6071. Ama a tus padres, trátalos con cariño, pero al mismo tiempo has de amar a todos los padres y a todas las personas, sean quienes sean. Si no es así, aunque quieras amar a tus padres, digas que los amas, eso no podrá ser, no será posible.

 

6072. El perdón llega cuando llega la comprensión de que el daño que nos han hecho, era preciso que nos lo hicieran. Sólo en esa comprensión uno descubre que el agresor no lo es como una mera máquina de hacer daño. No es posible perdonar algo que no hemos comprendido, por eso lo que hacemos es olvidar. Pero cuando vuelve eso que habíamos olvidado, vemos como el perdón no ha funcionado sanando, limpiando.

Por eso, cuando comprendemos, al ver que eso que nos han hecho no tiene el valor de la agresión caprichosa, absurda, es cuando no se grava ni hace herida, con su huella.

 

6073. Si pudiéramos ver todo nuestro condicionamiento, nos daríamos cuenta que ni tan siquiera podemos elegir el irnos a vivir a otro sitio. Pues una acción lleva a su consecuencia, a su respuesta. Por eso se dice: todos tus pelos están contados; ninguna hoja de un árbol, se mueve por puro capricho.

Dicho esto, como la verdad está más allá de las palabras, de los conceptos, de lo que la mente pueda crear o elucubrar, todo puede que sea una fatalidad; o puede que nosotros en alguna ocasión intervenimos, decidimos.

 

6074. La esperanza es una ilusión que creemos que está allá en el horizonte y que vendrá o llegaremos a ella. Pero, eso es lo que hacemos desde siempre: le damos importancia a lo que no es, a lo que proyectamos en el futuro, pero desatendemos el presente. Cuando lo verdadero es el presente, el ahora, lo que está sucediendo.

La esperanza será lo que somos ahora. Si somos egoístas, indiferentes a los demás y sus problemas, si somos insensibles, indolentes al sufrimiento, a los padecimientos de los demás, la esperanza de lo que tiene que llegar será más de lo mismo.

Podemos tener la esperanza de la ayuda de un dios todopoderoso, pero eso es una tontería. Pues si fuera ese dios todo poderoso, podría cambiar las cosas de manera que no hubiéramos de sufrir.

 

6075. La mente es toda la herencia, todas las experiencias, la memoria registrada en las neuronas desde hace millones de años. Que siempre está activa, en acción, acelerándose ante una demanda o un reto que nos genera dolor, o proporciona placer.