Torni Segarra

Seleccionar página

6076. El verdadero silencio es el de la libertad. ¿Qué tal si alguien les impone el silencio? No habría silencio en absoluto. Habría el conflicto entre el mandato de silencio y las ganas de hablar.

 

6077. Como todo forma una unidad, las palabras pueden ser el comienzo de algo. Y de la nada a algo hay una grandiosidad.

Si viéramos esa unidad, no diríamos que las palabras no pueden describir la realidad. Ya que por lo menos, forman parte de ella.

El problema de las palabras, es que generalmente van detrás de la realidad. Cuando decimos que amamos a uno, esas palabras ya son viejas, pues ha habido un tiempo entre la experiencia del amor y su comunicación mediante palabras.

La maravilla es cuando las palabras y la acción son la misma cosa, sin tiempo.

 

6078. El nacionalismo centralista español, como siempre está muy vivo y poderoso. Falta saber si Podemos y Pablo Iglesias, como un buen maestro, no se corrompe por los nacionalistas centralistas, o si él mismo es también nacionalista centralista español.

El nacionalismo es tan poderoso como la religión, una creencia, una tradición que siempre se está renovando, por lo que parece que no lo sea. Y las tradiciones son irracionales. Conozco a una castellana, que ama a su perro, lo mima, lo saca a pasear, aún sin tener mucho dinero le compra lo que cree conveniente para él -alimento, correas, etc.-. Pero sin embargo dice que las corridas de toros, donde se les tortura y asesina violentamente, ‘No me las toques.’

 

6079. Las creencias nos hacen tozudos, estúpidos, cazurros. Pero lo más grave y peligroso es que nos dividen, nos enfrentan, nos ponen en conflicto.

 

6080. Una persona que siempre, solamente, trata de humillar, desprestigiar zafiamente, a su oponente político, usando todas las armas a su alcance, ¿no quiere eso decir que es subdesarrollada mentalmente? ¿Y su grupo político, que la ha elegido y le consiente esas maneras tan tampoco inteligentes, no es también subdesarrollado mentalmente?

 

6081. ¿Un partido que pone como su representante a un racista, xenófobo, inhumano y cruel, que se puede esperar de él y de sus integrantes?

 

6082. En tan listo que era Einstein y aún le engañaron los norteamericanos para que desarrollara -él y otros científicos más- la bomba atómica, que poco tiempo después lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki. ¿O tal vez, no le engañaron, sino que él -y sus compañeros- sabían lo que hacían?

 

6083. El intelecto tiene poco recorrido en el ámbito psicológico, espiritual. Pues el intelecto es meramente material, el pasado.

Y la realidad es atemporal, donde no puede operar intelectualmente el pensamiento.

 

6084. Es mejor comprender, que olvidar. Pues si olvidamos algo, puede rememorarse; pero si lo comprendemos eso ya no nos altera.

 

6085. Cuando se realiza el cambio es por un capricho de la vida. Al igual cuando llega y se va el amor. ¿Por qué se va y viene recurrentemente? ¿Por qué cuando viene no es para siempre? ¿Por qué si se va el amor, luego vuelve?

 

6086. Perdonar es la inteligencia que está operando. Pues lo más inteligente es descubrir por qué ocurrió algo, entenderlo. Y eso solamente puede suceder cuando la inteligencia, que es amor, está en acción.

 

6087. Transformación es ver dónde está lo negativo y descartarlo sin que medie la voluntad. Sino como si fuera todo automático. Es decir, la transformación es descartarlo todo, de manera que vivimos en la nada -el no saber nada-. Y en ese no saber nada, es cuando la división no pude ser. Y si no hay división, hay armonía, está el orden que es amor.

 

6088. En la plática, el diálogo, aparece todo, se diga o exprese, o no. Pues al platicar se está exponiendo toda la conciencia, la mente. De manera que solamente podemos, expresar nuestro agrado o no de lo que va saliendo.

Lo único que se necesita es un interlocutor que mire en la misma dirección que nosotros.

 

6089. ¿Quién sabe lo que los otros nos pueden dar? ¿Quién sabe lo que nos merecemos -pues la mente puede falsear la realidad a su conveniencia-?

 

6090. Hay un tiempo para todo. Si nuestra actividad ha sido intensa, tal vez, es el momento de retirarse y recuperarse.

Si nuestra actividad no nos ha exigido un gasto continuado de nuestra vida y sentimos la necesidad de actuar, de acción, ese pues el momento para ello.

Hay que recordar que esta vida es una vida sin senderos, sin caminos, sin métodos, ni prácticas, ejercicios establecidos. Ya que todo eso, nos hace tercos, tozudos, cazurros, fanáticos divisivos, donde la compasión y el amor no pueden ser.