Torni Segarra

Seleccionar página
1599. No hay nadie más cariñoso que una persona que necesita hacer algo preciso y lo tiene que hacer con la colaboración de otro.
 
1600. Lo más interesante es la relación en libertad. De esa manera no tenemos que pedir disculpas por desagarrarnos, por soltarnos al estar atados. La libertad es lo más limpio, deseable, agradable, lo que nos llena de plenitud, de felicidad.
 
1601. Si luchas puedes perder. Si no luchas estás fuera del ámbito de los luchadores. Ya que lo que más desea un luchador es otro luchador para luchar entre ellos. Pues nadie quiere ser él solo. Ya que se asusta, tiene miedo, siente vergüenza de eso que es.
 
1602. ¿Querer siempre encontrar un motivo para lo que hacemos? Pero eso es una tontería, ya que los motivos son infinitos.
 
1603. O no bailarla. Pues nadie está obligado a nada. Cuando hacemos algo en realidad es porque lo podemos y queremos hacer.
 
1604. La idolatría es lo que tiene: emboba, hace creer en ilusiones que desafían a la lógica, al sentido común. Todo un peligro para la vida y las personas. Los países más subdesarrollados son los más idólatras.
 
1605. La libertad y la independencia, es el mejor para la vida. Pues es lo más sagrado que hay en la vida.
 
1606. La pregunta es: ¿Por qué cantar himnos nacionales si decimos que estamos en contra de los nacionalismos, sus banderas, sus fronteras, etc.? Sin los grandes nacionalismos, no habría lugar a los pequeños. Pero pretender que los otros no hagan lo que uno hace con toda naturalidad, es el camino de la tiranía, del autoritarismo, de las dictaduras.
Cosa que no acaba ahí, pues como no se puede soportar vivir en una tiranía, dictadura, etc., se está provocando la respuesta a ese mal vivir de los dictadores.
 
1607. Decir que una persona, partido político, institución, es lo mismo o pertenece a un ámbito concreto de una tendencia de otro país, o grupo, es un error, una ilusión.
Es como si alguien, que no se entera, dijera que los Testigos de Jehová no son religiosos. Cuando lo importante, lo que les determina es ser religiosos no de la particularidad, de su grupo, personalidad propia.
Por eso, cuando alguien quiere destruir a otro y no sabe cómo, recurre a la analogía de alguien que una parte de la sociedad ya lo ha condenado como la causa de todos los males.
Cuando en realidad no hay ideas políticas, religiosas, etc., ni malas ni buenas. Somos nosotros y nuestra manera de vivir los que hacemos que el mal, el daño, pueda ser o no en la manera de lo posible.
 
1608. De una dictadura, degenerada por su inmensa fortuna, ¿qué se puede esperar en cuanto a los derechos humanos, la crueldad, las penas de muerte?
Por lo que eso no es lo extraño. Lo que sí que es escandaloso es ver la complacencia, la absoluta falta de respuesta ante la OUN, etc., de los países que se dicen desarrollados en democracia, a la hora de promover resoluciones que insten a esas dictaduras medievales a que actualicen sus leyes, aboguen contra sus costumbres crueles, sanguinarias.
 
1609. Ahora, después de toda esta corrupción institucionalizada, tiene sentido porque cerraron Canal-9 TV. Valenciana. Pues ellos ya sabían lo corruptos que eran, y se dijeron que si Canal-9 sigue emitiendo, comenzarán a sacar todos los delitos, robos, indignidades.
No era porque era inviable el gasto de la plantilla, etc., pues hubieran podido hacer una reducción. Pero ellos querían cerrarla. Además de ser un nido de intelectuales de izquierdas, todo lo contrario que ellos que son superficiales, banales, completamente materialistas.
 
1610. Tú no puedes, él no puede, yo no puedo, ni nadie puede cambiar el mundo tal y como es. Pero lo que sí que podemos es intentarlo si es que queremos. Todo lo demás es una especulación, un entretenimiento, una pérdida de tiempo.
 
1611. Lo importante no es ganar o perder. Lo importante es vivir lo que sea: la situación, el resultado. Vivirlo todo como una unidad.
 
1612. ¿Casualidad? Ayer por la tarde emitió ‘Canal 7 Tele Valencia’ una película de un golpe de estado con todos los detalles macabros.
 
1613. Eso es la lógica. Pero, ¿podemos ir más allá de la lógica?