Torni Segarra

Seleccionar página

5346. ‘¿Quién es el único que te ayuda entender el amor?’ 

 

Lo que más nos despierta es el dolor, el sufrimiento. Porque las personas pronto nos hacemos vagos, lerdos, repetitivos, rutinarios. Y si el dolor no nos hace que dudemos, cavilemos, de todo lo que hacemos, eso que somos y hacemos, aunque sea la más grande maldad no reaccionaríamos, seguiríamos con ello hasta el final.

 

                 

5347. Aunque parece absurdo, la mejor regla es no tener ninguna regla. Pues toda regla, norma, costumbre, por buena que parezca, nos divide del presente y del reto que lo acompaña.

 

 

5348. La mente tiene la capacidad de inventar lo que ella cree necesitar. Pero esos inventos pueden que no sean lo real, la realidad, lo que es. La mente ve la realidad tal cual es, pero le desagrada, la pone fastidiosa, y por eso es que inventa otra realidad que más le gusta, y satisface.

Pero eso no resuelve nuestros problemas. Nuestro problema es que tenemos que vivir. Y vivir es relación, estar relacionado con todo lo que existe. Y sin una buena relación con las personas, ya sean las que viven con nosotros, o las que viven lejos, todo lo que hagamos será feo, generador de cosas inadecuadas que van a incrementar el desorden, la confusión, el sufrimiento.

 

 

5349. No. No se puede vivir sin compararse con nadie, sin ambición, sin división, sin conflicto. Porque la mente está diseñada y no se puede cambiar. Pues la mente de cada uno no es su mente, sino una parte, un reflejo, una chispa de la mente global, universal. De manera que sin cambiar a la mente universal, nosotros no podemos tampoco cambiar nuestra mente, que está condicionado por millones de años, por infinitos recuerdos, desgracias, alegrías.

La pregunta es: ¿Se puede cambiar esa mente universal, o se puede cambiar la mente de cada cual?

Lo que si podemos es ir más allá de la mente, ir más allá de todo lo que es la vida, sus desgracias y alegrías, sus tristezas y momentos de felicidad. No reprimiendo, ni huyendo, sino pasando por todo ello.

 

 

5350. Si la paz es una experiencia, eso quiere decir que cuando termine esa experiencia no habrá paz.

Por lo que, no se trata de experiencia se trata de preparar el terreno para que la paz llegue, si tiene que llegar. Pues toda experiencia nos hace que nos acostumbremos a ella y vayamos tras de ella, por lo que el desorden prosigue en nosotros.

 

 

5351. La cuestión es que antes la independencia entre los gobiernos de Madrid y Barcelona, era parada, detenida. Pero, ahora que en Barcelona el gobierno quiere y puede, Madrid como siempre no quiere.¿ Quién es realmente el malo de verdad, que maniobra como un mal pagador, como un negrero sin escrúpulos, para no dar la libertad?

 

 

5352. Más claro que el agua. Siempre hemos vivido con la mentira. Pero, con toda mentira hay uno que pierde. Y cuando el que pierde se da cuenta del agravio, entonces vienen los callejones sin salida, las malas maneras, amenazas, los tiranos y los dictadores a volver a dar miedo, como siempre han hecho.

 

 

5353. Ser feliz es la cosa más extraordinaria que hay, puede que lo mejor de la vida. Porque cuando somos felices todo funciona adecuadamente, sin sacrificios, sin cansancio, sin exigencias.

Ser feliz solamente tiene un problema, el querer agarrarse a ello. Y para ello hacernos un tirano dictador, cruel e indolente.

 

 

5354. Si es verdad que las mascotas, los animales son todo lo fieles que pueden ser. Pero no hay ningún valor en ello. Pues ellos están condicionados para obedecer y servir a un jefe. Y como no viven en manada, en la selva, sino que viven con nosotros. Ellos piensan que somos los machos alfa, el jefe.

Y aparte de eso, como los hemos sacado de su ambiente natural, dependen exclusivamente de nosotros para comer, beber, hacer sus necesidades, pasear, etc. Por lo que no sabemos si es tanto un amor desinteresado o es un hacernos la pelota todo el tiempo por el miedo, por la dependencia que tienen con nosotros. Pues deben de sentir pánico al ver que el dueño no llega a casa y él está allí solo, bloqueado, sin poder hacer nada más que estar enjaulado aunque tenga todas las comodidades cubiertas para un perro, o una mascota cualquiera.

 

 

5355. Las dificultades que cada cosa que hacemos llevan consigo, si hay pasión -no fanatismo-, atención total con eso que hacemos, las dificultades no las vemos. Están ahí pero no las vemos como tales. Y esa es la verdadera magia del amor.

 

 

5356. La sabiduría es independiente de la edad que tengamos. Una persona joven puede ser muy sabia. Aunque su estilo, como si fuera un potro, nos da la sensación que no lo es.

Un viejo, con su calma porque no puede moverse con rapidez pues se le puede romper un hueso, etc., si los que se acercan a él son personas llenas de ansiedad y estrés, fliparán con él -alucinarán-. Pero si llegan jóvenes que todavía nada en la vida puede con ellos, la sabiduría del viejo les parecerá aburrida, anticuada, rechazable, insoportable.

 

 

5357. Después de la muerte, nada. No sabemos nada. Pero sí que sabemos que la vida, como la conocemos proseguirá con otros actores, personas, otros animales como nosotros que también lo somos.

Ese es el misterio de la vida: ¿Para qué ha sido creado todo este grandísimo, infinito tinglado, si lo vamos a disfrutar sólo unos años y luego a dormir eternamente, es decir, la nada para nosotros que estaremos muertos?

Pero se podría decir que los que nos matan son los que van naciendo, que necesitan todo para poder sobrevivir también. Porque, todo forma parte de la vida como la noche y el día, para que siga siendo como es ahora, Con su orden implacable de nacimiento y muerte, pues si no hay muerte no hay vida, se colapsarían los lugares, como cuando hay una sobre población que lo arrasa todo.

 

5358. ‘Porque si anhelas ser uno con Dios, que no sea en vistas a tu provecho, sino para lograr convertirte en un canal por donde pueda fluir Su Amor hasta llegar a tus semejantes’.

¿Es eso posible: ser distribuidor de la energía de dios? Sólo se puede serlo sin saber que lo eres. Pues esa es de la única manera que el ego, el ‘yo’, no puede operar.