Torni Segarra

Seleccionar página

5326. No falsees la realidad, no digas mentiras, lo que se quiere es liberarse de la tiranía española -siempre será tiranía porque ocupa, humilla y expolia-.

¿Quién es más materialista quienes invaden un país o el invadido -si no es por las riquezas y el dinero, nadie invade ni domina por la fuerza a otro-? Y de ahí nace todo hasta hoy.

Si quieres y puedes estúdialo, pues te conviene para no decir cosas inadecuadas.

 

 

5327. Si es al revés, hombre de dios. ¿Qué no te das cuenta? Resulta que el invadido, es el culpable. Y el invasor, es la víctima inocente. Y no te olvides, ese es el paradigma clave de ese problema. Puedes darle un millón de vueltas, leer otro millón de libros y asistir a millones de conferencias, pero si eres inteligente y sincero descubrirás quién es el invasor y quién el invadido la víctima.

Pero para ver este problema, que ha pasado a conflicto, te has de liberar de tu condicionamiento como español, con su patria, bandera; con su monarquía decadente que se agarra a lo que ella llama el territorio nacional, como si fuera su finca, su cortijo; con sus tradiciones y costumbres, su historia, y su destino de dónde está situado, su religión, su política.

 

 

5328. Los dos van a los toros a ver torturar y asesinar a los toros por placer y diversión. Los dos tienen amistades racistas, xenófobas, de ultra derecha, el Rivera incluso nazis.

Y los dos tienen ese descaro e indolencia de los superficiales e ignorantes, que son personajes de paja, aunque ellos se creen que son de oro y diamantes.

Lo triste es que los que mandan por todo el mundo han de ser así. Porque de lo contrario esa manera de vivir, no la podrían soportar, enfermarían, se volverían locos con tanta mentira y falsedad, corrupción e inmoralidad. Y además tienen el mando sobre los militares, guerreros. Todo un peligro para esos mismos que les han votado, y por supuesto todos los demás.

 

 

5329. Aunque queramos aprender, llega un momento en que estamos bloqueados. Pues la vida no tiene sentido, es absurda. Los animales, no pueden ver ese absurdo. Pero nosotros tenemos el privilegio de ver y vivir el absurdo de la vida.

Nacemos, comemos y alimentamos, trabajamos, hacemos hijos, tenemos toda clase problemas, de enfermedades, envejecemos y morimos. Es decir, vivimos meramente como los animales, pero enterándonos de ese drama que es nuestra vida.

A todo eso, están las guerras, las hambrunas, las terribles humillaciones y crueldad de las dictaduras, los fanáticos religiosos que pueden ser tan asesinos como un ejército invasor, vengativo, violador, y sediento de todo.

La ciencia es lo único en lo que progresamos. Pero como todo es infinito a cada medicamento que ayuda a curar a una terrible enfermedad, van apareciendo o desarrollando otras enfermedades que parecen nuevas; pero que no lo son, ya que en realidad por la poca duración de la vida no se podían desarrollar.

 

 

5330. Le dice el gato a la rata -que la tiene en la boca, entre los dientes-: ten paciencia.

 

 

5331. Si el hombre se hubiera auto creado, sería él el responsable de sus hechuras. Pero como no ha sido él el inventor, ni el creador, no tiene culpa de lo que es, de su constitución, de sus defectos.

 

 

5332. Dios te dirá: ‘Esta niña cuánto trabajo me da. Con lo a gusto que estoy viendo pasar a las personas, todas alegres y felices, que vienen a mi casa, que ellas creen que es el cielo’.

Dejemos en paz a dios, pues él es todopoderoso, todo lo sabe y lo puede, sin necesidad que le den consejos; ni que le pidan, pues él nos conoce a cada cual y nos da lo que nos da.

 

 

5333. Así es, todo el ruido y la agitación que nos da la vida es el resultado de la ignorancia por conseguir algo -no sabemos qué, pero vamos detrás de ello-. O, tal vez es una huida. Pero en la huida funciona el mismo paradigma: cuando más se huye no por eso vamos a llegar a algún sitio libre de miedo, sin maldad, llegaremos a un paraíso feliz.

Es un tema serio, que tiene muchas ramificaciones: un exceso de comida y de comodidades nos hace caprichosos, deseosos de más y más, y ahí tampoco hay fin.

 

 

5334. ¿No decían que no pactarían nada con los corruptos? Pues ahí los tenemos todos cogiditos de la mano. Ya no hay corrupción ni corruptos. Y esto no ha hecho más que empezar.

Lo que queda: todos son de la misma casta. Todo lo demás palabrería. Nada de dignidad, de honestidad, sí complicidad y ayuda a los corruptos.

 

 

5335. Esa justificación no tiene nada que ver con las proclamaciones de los ardientes rechazos de los corruptos, que repetían sin cesar para comer el coco a las inocentes personas. Porque ellos sabían, saben -los dos ardientes contrarios a la casta corrupta- que eso no es posible. Pues sin corrupción la política no puede funcionar. Porque las personas somos corruptas por naturaleza, la sociedad está asentada en la corrupción y la inmoralidad.

 

 

 

5336. Pero los que decían que no querían nada con los corruptos ya comen en el mismo pesebre, en la misma mesa. Tienen las mismas maneras: ¿Quiénes les han prestado los millones para poder seguir como partido político aspirante al poder?