Torni Segarra

Seleccionar página

* ¡Todos los Perros Hablan el mismo Idioma Universal y no por eso dejan de tener su propia Identidad!”

Que es básicamente igual para todos. Uno no se puede abstraer de lo que es, de lo que somos: criaturas del universo -dominas por él-.

 

* El amor es caprichoso. Aunque cuando llega tiene su finalidad. Y como es caprichoso, como viene se va.

Y eso es nuestra vida: esperar si llega alguna sorpresa. Aun sabiendo de los caprichos del amor. Porque, el amor es una necesidad.

 

* El engaño es creer que lo que decimos es lo correcto. Sin aceptar que los otros también creen que dicen y hacen lo correcto.

 

* La ayuda a los demás, ha de ser limpia. No esperar nada a cambio. De lo contrario se hace de esa ayuda, un negocio mercantil.

 

* ¿Tú eres completamente educada?

Esos ladrones, que se votan para que manden, ¿tienen educación, son educados -no sólo cuando les conviene- con toda la humanidad? No comprendes que, una persona corrupta, inmoral, ladrona, es una persona maleducada, desgraciada, que está perdida, sucia, podrida.

Igual que una persona que se atasca, pierde el juicio, cuando dice que dos más dos, son cinco o tres, ¿no es mal educada? Es maleducada, porque está generando desorden, confusión, división, conflicto, violencia, guerra.

 

* Entonces, ¿ya está todo determinado para siempre? Los ladrones que son gilipollas -pues robar es meterse en una jaula, mental o física-. ¿No pueden dejar de robar los millones que roban? Si decimos que si se puede; o que no se puede, nos bloqueamos, atascamos.

Porque, la mente es incapaz de resolver los problemas, psicológicos, temporales, del futuro, del pasado, ni del presente. Por eso, hemos de dejar la puerta abierta a lo nuevo, a lo que la mente no ha tocado, ni vislumbrado, manoseado. Porque, la mente es la que genera el ‘yo’, el egoísmo en todos los ámbitos.

 

* Todo el problema y la solución, está en darse cuenta dónde está el desorden. Y si vemos, el desorden como un hierro, que si lo tocamos nos quema. El desorden desaparecerá. Volverá, pero volverá a desaparecer. Ese es el verdadero trabajo de la vida.