Torni Segarra

Seleccionar página

* —Interlocutor: La niña era polaca prisionera política.

Como es en el tablero. Arriba…

Triangulo rojo con la Letra “p” …significaba un/una prisionera polaca política.

Los prisioneros de los campos de concentración no eran solamente los judíos, los sionistas hicieron una campaña, para que todo el mundo crea que solamente los judíos eran perseguidos por los nazis…

Es una mentira, para que el mundo les deje a perseguir la Nación Palestina, en la misma manera que lo hicieron los nazis…

Los primeros prisioneros de los campos de concentración eran los gitanos, cuasi nadie lo sabe, porque son analfabetas por mayoría no tienen dinero para hacer unas compañías…

También todos los miembros de partido comunista, la gente discapacitada físicamente o mentalmente y en los países, como Polonia, Rusia, Yugoslavia, Grecia, Francia. Y otros países ocupados por alemanes, los que luchaban en contra los nazis que nosotros hemos llamado “los partisanos” …ahora les llamarían “los guerrilleros” …

Los alemanes les llamaban “bandidos”, ahora, seguramente les llamarían “los terroristas”.

A mi abuelo lo mataron los nazis en un campo de concentración y no era judío…era polaco, que luchaba en contra los nazis, enemigos de mi país…

Mi tía sobrevivió el Auschwitz, tampoco era judía…era polaca…

Mi tía me ha contado, que los que eran tratados en manera más cruel en Auschwitz, no eran judíos…eran los rusos…

¿No te parece raro tantas categorías de prisioneros? Y es verdad trataban mal por igual a todos; y los más odiados eran los rusos, no los judíos.

 

—Toni: Odiaban más a los rusos, porque eran bolcheviques revolucionarios. Que habían derrocado a la mayor y más poderosa monarquía, del país más grande del mundo. O sea, eran rojos, comunistas, izquierdistas, igualitarios, no racistas. Todo lo contrario que querían los nazis.

 

—Interlocutor: O sea que, ¿justificas a los rusos, zoquete?

 

—Toni: Eso lo dices tú. Es tu prejuicio, opinión, tu falta de educación.

 

—Interlocutor: Y tú ¿Cómo sabe que los soviéticos y no rusos, zoquete no eran racistas? ¿Anda a leer o es que no entiendes a lo que me refiero?

Quién te dijo a ti que los nazis no querían la igualdad de su pueblo.

Escribes puras estupideces.

¡PONTE A LEER!

 

—Toni: Los revolucionarios igualitarios, ¿son racistas? Los racistas son los fascistas, la ultra derecha, los nazis. Que los nazis querían la igualdad de su pueblo, no quiere decir que querían la igualdad para toda la humanidad. Por eso invadían los países, eran racistas con los que no eran germánicos.

 

—Interlocutor: ¡Los nazis eran socialistas como los soviéticos!

O sea, socialistas como tú.

 

—Toni: Vuelves a errar: no soy lo que tú dices. Los nazis eran socialistas de boca. Pero eran egoístas como todos.

 

—Interlocutor: ja ja ja ja

Anda a estudiar.

Parece que tu socialismo no te deja ver.

En nombre de tu socialismo se han cometido las mayores atrocidades de la historia de la humanidad.

¿Socialistas de boca?

¡Tú también debes ser socialista de boca!

Ja ja ja

 

—Toni: O sea, que ahora eres racista contra los socialistas. Tengo igual que seas o no lo seas.

¿Quiénes invadieron toda América, África, India, China, Australia, Vietnam, todo el Oriente, etc., todo el mundo?

 

—Interlocutor: No te preocupes que hay mucha gente como tú que se espanta al conocer la realidad de su ideología.

Yo sí estoy en contra del socialismo ya que te lo repito.

Es el autor de las mayores atrocidades de la historia de la humanidad.

Si tú apoyas a ese régimen asesino es tu problema.

¡Ponte a leer para que no hagas el ridículo, socialista de boca!

Ja ja ja ja ja

 

—Toni: Sabes que pareces que tienes una patología mental: eres agresivo -ahora contra mí- contra los que crees que van contra ti. Ya ves que yo, no te trato agresivamente.

Sólo pretendo informar, compartiéndolo contigo. ¿Tú por qué no lo haces de la misma manera? Pues, tal vez, te encontrarías mejor, más saludable, agradable, amigable.

 

—Interlocutor: Yo estoy bien y no necesito de tu falsa empatía.

A la gente le dices que esta gorda y se pone a dieta, pero le dicen idiota y no lee.

¿Te ofende que te mande a leer?

En lugar de tratar de justificar tu ideología socialista y odiar a los nazis porque también eran socialistas mejor ponte a leer para ver si así aprendes algo.

Digo, si es que no te sientes humillado por mandarte a leer jajjajjaaja.

 

—Toni: Pues, no. Me siento a gusto contigo. porque eres una persona normal y corriente como todos lo somos. Todos estamos necesitados de relacionarnos con los demás. Para mí eres como un pasajero, que hemos coincidido en el mismo tren.

 

—Interlocutor: Si te sientes a gusto contigo mismo entonces el de la patología mental eres tú.

¡Anda a leer y deja de justificar tu odio y tu ideología equivocada!

Jajajaja

¿Por qué no quieres ir a leer?

¡No soy igual a ti, no pongas estupideces!

 

—Toni: ¿Seguro que no somos iguales?

Todos somos iguales, necesitamos comida, ropa, un apartamento para descansar, necesitamos que nos respeten, nos amen.

Tememos a la muerte, al sufrimiento, al dolor, a caer en la miseria más espantosa. Sin trabajo, sin nadie que nos ayude.

Y ese dolor, ese miedo, es el que nos hace que todos seamos iguales. Personas necesitadas, vulnerables.

Y por eso, la división entre razas, nacionalismos, entre la derecha, la izquierda, el centro, no van a solucionar los problemas.

Y eso no es de ahora, eso es lo mismo que sucedía hace cien mil años. Divididos, enfrentados, peleándonos, en conflicto, por querer dominar a los demás.

 

—Interlocutor:  No soy igual a ti.

¡Y ya deja el drama, si vas a seguir en lo mismo y no te vas a poner a leer mejor dilo y no te llenes de excusas!

Pareces muchacho viejo pendejo -persona sinvergüenza o despreciable, tonto, estúpido-.

 

—Toni: ¿Aún no lo has visto, entendido, captado?

Leer no trae la sabiduría, la inteligencia. Leer es informarse.

Lo real es vivir lo que vemos. No como opinión nuestra; si no, como la realidad, lo verdadero que es.

 

—Interlocutor: ¿Pero te sigues excusando y no vas a leer? La gente como tú está condenada a creer en lo que le dicen porque son vagos y no leen.

¿Te dices que leer no trae sabiduría ni inteligencia?

Eres ridículo.

¡Anda a leer y deja la payasada!

 

—Toni: Para que haya comunicación hemos de mirar en la misma dirección. De lo contrario todo se convierte en una conversación infinita.

Ya que, podemos estar toda la noche diciendo, negando, afirmando según lo ve cada cual, infinitamente. Es decir, todo acabaría en el absurdo.

Solo necesitamos ser afortunados y ver la realidad, tal cual es.

 

—Interlocutor: ¿O sea que no vas a ir a leer y te la vas a pasar escribiendo estupideces?

Dale.

Yo tengo paciencia viejito.

 

—Interlocutor 2: Lea a Leo Dolstoy, Dostoyevski, Sholokhov. Vas a aprender la miseria. E inhumanidad del pueblo ruso antes. De la revolución… La revolución era una única e inevitable reacción a toda esa opresión… Mira lo que pasa en Sud América ahora, Chile, Colombia… La gente llega al punto que ya no puede más vivir así y no les importa si los matan o ellos matan…

 

—Toni: Sí, estoy enterado de lo que sucedía en la Rusia del zar.

Ahora sucede lo mismo en Palestina, en América latina. O en otro lugar.

En realidad, esa presión de los que mandan, que provoca la pobreza, la precariedad, la miseria, la injusticia, siempre está ahí.

Pero hay veces, que la presión se excede y explota; provocando una respuesta violenta. Por ambas partes. Con toda su desdicha, su dolor, que no tiene fin.

¿Hay otra solución? Cada uno lo ha de descubrir. Pues es mucho, lo que nos jugamos, hay en juego.