Torni Segarra

Seleccionar página

* La envidia es el resultado del miedo; ya que, creemos que somos menos que los otros. Ya que, creemos que están atacando nuestra vanidad, nuestro ego.

 

* Entonces, no hay nada extraordinario que resaltar.

 

* La pregunta siempre tiene una respuesta. Que se convierte en creencia.

 

* Pero sin el cuerpo, la mente no puede ser. El cuerpo es el vehículo, el soporte de la mente. Y el cuerpo es producido por el universo.

 

* Siendo en general cierto todo lo dicho. El problema está en la manera de vivir irracional. Como vivir derrochando todo lo que necesitamos: alimentos mal comidos, echados a la basura aun pudiéndose comer; comprar ropa sólo para lucirla, sin necesitarla realmente. Tener dos viviendas -una para el verano y otra para el invierno-.

Pero lo peor, es que el que no vive de esa manera, es visto como un perdedor, un pobre que está fuera de la sociedad de consumo. Y todo lo que eso, conlleva de la vida materialista, inmoral, corrupta, indiferente. Es decir, división, desorden, conflicto, violencia, guerra.

 

* ¿El bien estar material -comida, ropa, albergue-, no es preciso? ¿El bienestar interno, no pasa porque no nos rechacen, por nuestra manera de vivir marginal, por la falta de higiene, falta de instrucción, pobreza? Provocando que las personas huyan, haya rechazos.

El principal problema que tenemos, es no generar más complicaciones, no ser una molestia para los demás -ya sea a los pobres, como a los ricos-. Y si eso es así, los otros también harán lo mismo con nosotros: intentar no molestarnos, no generar de todo un problema, una discusión, un conflicto, que nunca termina, tiene fin.

 

* “Lo más bello de mi vida: ¡¡mis hijos!!”.

Cuidado con ellos. Porque son seres humanos como todos. Y pueden hacer cosas que nunca creíamos que podrían hacer.

Mientras haya egoísmo, las puertas de la maldad y las miserias humanas, están abiertas.