Torni Segarra

Seleccionar página

* Los buitres ya estaban esperando su parte de la matanza. Ellos limpian los huesos, para que no haya infecciones.

O sea, que todo tiene su sentido, su razón de ser.

Hemos de verlo como si no fuéramos sentimentales, tener simpatías por algún animal. Sino empatía. Y darles el mismo valor a todos, en la escala depredadora.

 

* El mejor juego es la relación entre nosotros.

Así nos conocemos con lupa, en el ámbito micro -intimidades, secretos, etc.-.

 

* ¿Tú cómo sabes qué ya has muerto muchas veces?

¿Saben lo que es la superstición, la fantasía, la alucinación?

 

* Creo que te equivocas, la que dice que ya has muerto muchas veces, eres tú. Yo no he hablado nunca, de que ya he muerto.

Eso es superstición, ganas de hablar de ocultismo, etc. Que, por aquí, hacen los esnobs espirituales.

Incluso si fuera así, eso no tiene ningún valor ni importancia.

Lo importante es qué hacemos con el dinero, qué hacemos con nuestras propiedades, que hacemos con lo que sabemos. Es todo para el placer o es para ayudarnos para que este mundo no sea tan desordenado, tan caótico.

 

* No te preocupes, lo que te pasa a ti es lo que nos pasa a todos los demás: queremos la perfección, pero no podemos conseguirla. Porque lo perfecto no existe.

 

* ¿Sabes qué hay un momento que llega, viene el infinito? ¿Haber cómo te las arreglas para describir, comprender el infinito? Tendremos que parar, ¿no? Y estar en silencio.

 

* ¿Cuestionas que el observador es lo observado?

¿Tú, el que está leyendo, y yo el que te escribo somos diferentes en su esencia?

 

* “Psicológicamente, el ego es el tiempo y la materia. Esa es la conciencia común a todos los humanos convencionales, excepto a los liberados, porque han comprendido y son sus propios Maestros. TODOS SOMOS MAESTROS EN POTENCIA… Depende de cada uno de nosotros”.

¿Hay personas liberadas de sus miserias?

Todos somos miserables, ¿no?

Puede que hagamos algunas sonrisitas, digamos palabras amables, somos educados.

Pero la miseria que conlleva el vivir, siempre está ahí.

Otra cosa es, lo que se pueda o no, hacer.