Torni Segarra

Seleccionar página

* Entonces, hacen lo que les da la gana. Si lo dice Jehovah vale.

Pero si no lo dice. Y el que lo dice es un profeta. Entonces también vale.

* Lo que dices es incorrecto.

Has de comprender que tú eres igual que el peor de tus enemigos. Entonces te llegará la paz. No querrás la guerra. Ni ninguna maldad. Ni nada que provoque miseria.

* “¡Caramba! ¿En qué momento la gente se dirá a sí misma: “Dios, soy un idiota, ¿un completo idiota?””.

Pero, eso es lo que tenemos que hacer todos. Porque todos fallamos, nos equivocamos, mentimos, falseamos la realidad. Para que siempre nos proclamemos los campeones de la verdad.

Pero la verdad no es vencer ni perder. La verdad nace y muere a cada instante. De manera que, lo bueno puede convertirse en malo. Y al revés, lo malo convertirse en bueno.

Por ejemplo, si llueve a unos les molesta porque no pueden ir de excursión al campo. Pero, esa lluvia es una bendición, ya que riega y limpia toda la tierra.

*  Cuando se olvida el gran Tao,
surgen la benevolencia y la moralidad.
Cuando nacen la inteligencia y la sabiduría,
surge la ostentación y la hipocresía 

Lo que quiere decir, que el bien y el mal no existen.

* Todo en la vida es infinito. Así que ese infinito, es el destructor de las certidumbres. De las verdades.

* “No tengas miedo de tus miedos. No están ahí para asustarte. Están ahí para hacerle saber que algo vale la pena”.

El miedo llega cuando me divido de ese miedo. Si no hay división no hay miedo.

Si uno habla con una persona que no sabe nada de ella. No podrás tenerle miedo.

Aunque el miedo aparece cuando nos dicen que esa persona era un criminal.

* No estás equivocado. Sólo que parece de descarados, repugnante, que les hagan a los Palestinos lo que los nazis les hicieron a ellos. Y vayan todavía explotando su papel de víctima.

* Sólo podemos informar al respecto de la maldad que está recibiendo. Viviendo en una jaula de maltrato. Ya que tal vez, es que le conviene.