Torni Segarra

Seleccionar página

* Así que, todo no lo podemos saber.

Tal vez, como cuando llega lo nuevo, llegue eso que ahora no lo podemos ver. Eso es como la pregunta: ¿puede desaparecer para siempre el ego, el ‘yo’?

 

* ¿Quién sabe qué es la Budeidad? O la iluminación, el nirvana. Alguien lo tendrá que decir. Y ese que dice que lo sabe, ¿qué autoridad tiene si no ha pasado por eso -la iluminación, el nirvana, la budeidad-? Se dan cuenta lo absurdo, lo infantil que es todo eso.

 

* “No conozco a ningún Comunista Pacifista”.

¿Alguien conoce a algún capitalista corrupto inmoral, pacifista? No los hay, porque su sed de dinero, cosas materiales, de egoísmo, los tiene como si estuvieran drogados con esa manera de vivir.

Y por eso, se atreven a hacer la guerra contra los que reclaman justicia, respeto, honestidad, compasión, amor.

 

* “Krishnamurti fue lo que se llama un ‘Buda'”.

¿Qué es un Buda? Se han dicho y dicen tantas cosas, según cada persona. Que hace falta aclararlo.

 

* Si repites mucho, demasiado a Jiddu Krishnamurti, te engancharás con él. Y eso él no lo quería. Quería personas libres, independientes, educadas.

 

* Eso de la muerte psicológica ¿qué es?

La mente, nuestra programación, el ego, el ‘yo’, siempre están ahí. De lo contrario seríamos dementes -más que locos-, seríamos vegetales.

Por tanto, hemos de vivir con todo ello, gestionarlo; ver dónde está lo negativo y descartarlo.

 

* Si todo eso, no nos conmueve y cambia, comprendiendo la mente, el ‘yo’. Todo son palabras, que se podrían prolongar infinitamente.

Porque, las palabras no son los hechos, ni lo que se pretende describir. Con las palabras siempre faltará o sobrará algo.

Todo lo que digamos, otro puede decir, que eso no es así. Porque, tiene su versión de los hechos, de lo que es la vida, la muerte, de dios o lo que sea.

 

* “Satanás significa hombre viejo leí en alguna parte. Referíanse al ego creo. De cualquier manera, decía Jiddu Krishnamurti que el mal existía. En cierta forma aprehensiva”.

Si miramos la tierra desde el espacio, que hace que la veamos como una piedra. ¿Existe el mal, el bien?

Pero cuando estamos encima de la piedra, la tierra, es cuando ‘vemos’ el mal y el bien.

Los animales no tienen ningún problema, para devorarse unos a otros, ser brutales, crueles, indiferentes. Ellos sólo tienen ‘miedo’ -cuando les llega, sin anticipación- a que los atrapen y morir devorados.