Torni Segarra

Seleccionar página

* Ser vegetariano, no nos quita la violencia que llevamos dentro. Nos la atenúa. Pero la violencia sigue ahí.

 

* Volvamos: como somos todos iguales, tanto los otros, como nosotros, tenemos las mismas posibilidades de dominarnos, como de resistirnos. Y eso es la realidad. De ahí nace la división, el conflicto, la violencia, la guerra. Es decir, la guerra todos la hacemos; cada uno de una manera, a un determinado nivel.

 

* Cuando no huimos del dolor, hay una acumulación de energía, que lleva consigo la inteligencia.

 

* “Ahora, quien o que es el universo …”.

Para qué lo queremos saber. Si no se puede.

 

* “¿Sabes quienes generan menos conflictos? Los animales de alimentación vegetal y forrajes, hay mucho”.

Por supuesto. Eso es una cosa. Ahora falta qué hacemos con el conflicto interno. Que, por la fuerza de los hechos, va a salir a fuera. Generando desorden, confusión, caos, violencia.

 

* Lo bello, no es lo perfecto. Los hijos son como las flechas que lanzas. Y que nunca sabemos, dónde van a ir a parar.

 

* ‘…el callejón sin salida’ que todos tenemos, es que ahí está el infinito. Todo lo que digamos, tanto se puede negar, como afirmar, infinitamente. Y por eso, es que hay tanta especulación.

 

* ¿Todas las personas no son básicamente iguales en lo psicológico? De manera que, conociéndonos a nosotros mismos. Conocemos a todas las personas que habitan en la tierra.

 

* Los otros y nosotros, no somos iguales. Dominar a los otros es una ilusión que es imposible.

 

* “No es que los filósofos sean locos, sino que son otra clase de cuerdos”.

Todos somos locos y cuerdos a la vez.

 

* Decir, luego en el ámbito psicológico, no es adecuado. Uno no te puede decir, ahora no te amo, dame tiempo y te amaré.

El amor es ahora. O cuando sea, siempre será en el ahora.