Torni Segarra

Seleccionar página

* El cuerpo, existe y hay que atenderlo en todas sus necesidades. De lo contrario será peor, te convertirás en un neurótico.

En el futuro, ¿quién sabe lo que sucederá, pasará? Porque el infinito, está esperándonos.

 

* Querido amigo, justamente se diría lo mismo de usted.

‘Usted piensa que pensando en la comida se le quitara el hambre’.

 

* «Nada que defender, nada que ocultar».

Eso sería tanto como no tener ‘yo’. ¿Es eso posible, vivir sin ego, ‘yo’?

 

* Esos del Zen budistas, son tan graciosos. Siempre burlándose, dándose de originales, de capaces, malabaristas.

Parecen cirqueros, con sus extravagancias medio sádicas, medio irreales.

Toda una vacilada para una persona dispuesta, capaz, vanidosa.

Pero no levantan el vuelo.

 

* “Divide y reinarás”.

Pero será la continuación del caos. Es decir, un sin vivir de miseria.

 

* «No pienso en la verdad, no la conozco, la busco».

Si la buscas, estamos en el mismo sitio de siempre. Vendría a ser como el caballo que le ponen una zanahoria atada, delante de sus ojos, para que camine y no pueda cogerla, comérsela.

 

* Si te agarras a algo, aunque hables del advaita -no dualidad- como una solución. Estás como siempre, atrapado en algo en lo que crees.

Y, por tanto, te divides de la realidad, que es el vacío, la nada.

 

* La verdad, la opinión, la perspectiva, es todo lo mismo. Es la consciencia operando.

 

* * «…la vida solo es, y la experiencia de vivirla es a través de la acción consciente, que sólo se puede ‘accionar’ en este instante».

O también se puede generar en cada instante que pasa.

Solamente hay que tener la atención absoluta, total, completa, en eso que vemos, observamos, vivimos.