Torni Segarra

Seleccionar página

* La humanidad no levanta cabeza, porque tiene miedo. Y lo más grave: no lo quiere reconocer. El miedo es el ego, el ‘yo’ que siempre va con nosotros. ¿Puede el ‘yo’ desaparecer definitivamente?

Si no va a desaparecer. Llega la prueba de fuego: convivir con el ‘yo’, como convivimos con la pareja, el vecino, la persona que vive con nosotros. Y de esa relación, y su resultado, será la muestra de lo que le pasa a toda la humanidad.

E ir más allá de todo ello. Que es el reto definitivo.

* ¿Sabes lo que le pasaba al monje budista? Estaba lleno de odio, de dolor, por ver las bombas caer a miles en los pueblos, ciudades, etc. En Vietnam que había guerra. Y ese odio, rabia, impotencia, como no quería ser violento, decidió que había que hacer algo.

Y por eso, se prendió fuego al cuerpo. Para joder a los americanos y a sus aliados vietnamitas. Pues, la resonancia que tenían -lo hicieron algunos más- iba en contra de los que bombardeaban y arrasaban secando los bosques con DDT. Para que, los guerrilleros, y el ejército de Vietnam del Norte, sus pasadizos, refugios, túneles de kilómetros, no pudieran operar.

De manera que, la maldad, la violencia, el odio, estaba en el monje budista. Pues, todo lo que se haga para hacer daño a otro, lleva consigo la división, el conflicto, la maldad.

Respecto de mí. Recuerda que el observador es lo mismo que lo observado. ¿Tan difícil es de entender para ti?


* Él -Jesucristo- qué iba a redimir, si estaba lleno de rabia y odio contra los beatos del Sanedrín y con los brutales, crueles, invasores romanos. Y por eso, los beatos le acusaron de blasfemo y los romanos de loco peligroso para el Imperio Romano, ya que iba contra ellos. Pues les destruía su legitimidad.

Pero él prosiguió a sabiendas de lo que le tocaría. En cierto modo las personas que actúan de esa manera. Son suicidas. Pues saben, que sus actos los llevan a que los maten. Sobre todo, en aquella época.

* Sí es verdad. De noche aparecen los vídeos indeseables y los que nos gustan. Pero no podemos pelear con ellos.

Se tienen que ver, si es que es imposible verlos. Lo que no podemos hacer. es entrar en un conflicto entre ellos y nosotros.

Es muy importante que, durante el día, estemos muy atentos. Para llegar a la cama sin estar a gusto, en paz, armonía, lleno de gozo.

* Nosotros hemos de ser como fiscales. Pero compasivos, verdaderos, incorruptibles. Para poder descubrir la verdad, la realidad.

* El amor es raro y caprichoso. No podemos ir a por él. Él ha de venir sin hacer grandes cosas: estar en paz, sin conflictos.