Torni Segarra

Seleccionar página

* “Pasas a otro nivel energético.”

Sí, pero tú ni nadie se entera. ¿Conoces a alguien que diga: ¿Yo antes de morirme era carpintero, o una mujer muy guapa?

 

* “La concentración es en sí dual”.

Pero tú estás fuera de esa dualidad. Es como estar de fiesta y todos vocean, ellos lo encuentran normal. Pero, los vecinos lo encuentran dual: ruidos y algarabía, silencio y quietud.

 

* Pon dios o el infinito por verdad: Por eso, cuando decimos lo que es dios. Se contesta: eso no es; y a cada cosa que se diga, se contesta eso no es.

 

* Puede que las personas que piensan como tú, que son supersticiosas, esotéricas, etc. Acepten lo que tú dices. Pero, yo me atengo a los hechos.

No hay ningún hecho evidente, que diga que cuando uno muere se reencarna y prosigue con su vida.

Te recuerdo, que la mente es capaz de inventar, ver, todo lo que quiera, necesite, A causa del miedo a la nada.

 

* “Cuando nos parece que hemos despertado seguimos en realidad soñando”. Porque somos imperfectos. Y al querer no serlo, entramos en el círculo cerrado dando vueltas. Pero en todo eso, está la belleza de la vida.

 

* Pero no hay nadie que reconozca que en la vida pasada fue juez, albañil, campesino, catedrático, Mujer u hombre.

 

* No creo en nada. Salvo en el universo y sus maneras.

 

* La relación, no tiene sentido sin comprender el ‘yo’ divisivo, conflictivo. Y ese yo, es miedo, es búsqueda de seguridad.

Por eso, el ‘yo’, es el pasado que conocemos. Creyendo que así, estamos seguros con lo viejo y repetitivo.

 

* Eso es adecuado para ti. Por eso, crees en supersticiones, relatos alucinantes.

 

* La vida es destrucción, amor y construcción. En una dinámica que no tiene principio ni fin. Así que, la destrucción y la construcción son eslabones de misma cadena. El amor lo aporta el universo, con su orden para que la vida sea.