Torni Segarra

Seleccionar página

* “A todos nos gusta más la verdad que la mentira, pero cuando se trata de nuestra vida, a menudo preferimos la mentira a la verdad, porque la mentira justifica nuestra mala vida, mientras que la verdad la desenmascara”.

La pregunta: ¿Podemos vivir sin mentir?

* Es decir, es preciso descubrir cómo funciona la vida. Descubrir la naturaleza de la que formamos parte. Descubrir cómo opera el pensamiento, con su ‘yo’.

* Hay un momento en el que el deseo tiene su utilidad: eludir un peligro. Pero, el deseo de reprimir lo que otros dicen o hacen. Eso nos lleva al desorden, caos, nos hace racistas.

* El padre es el universo y lo que él hace no lo podemos comprender: que muera un niño de 4 años. Que muera la madre en el parto. Que se viole a una mujer, brutalmente por varios hombres; y la maten reventada.

Así que, nosotros siempre tenemos números para la rifa, de lo que nos puede tocar a todos.

* “El reto es volver a ser aquel Ser eterno que fuimos”.

Eso es una ilusión no infantil. Sino como si estuvieras esperando algo del más allá.

* Entonces, ¿qué son los gurús, los maestros, que dicen que saben? Son exactamente como nosotros. Pero muchos no entienden, y por eso, los adoran. Creen que no tienen ego, ni pueden pecar, ni ser corruptos -mentir, engañar, etc.-.

* “¿A que no sabes por qué los niños se pelean y luego van a jugar juntos? ¡Porque su felicidad vale más que el orgullo! A ver si aprendemos”.

Porque el pasado no les afecta. Pues no dan tanto valor a las cosas como lo hacen las personas mayores. Pues los niños, no saben el valor que tienen unos zapatos, ni su pequeña bicicleta.

Pero cuando crezcan y se enteren de todo lo que hay -que no lo veían- entonces todo se desborda. Y entran al clan de los negocios.

* “La muerte es tan solo un cambio de condiciones de vida, dejamos atrás todo lo físico para entrar en una vida espiritual donde todo es superior.

Todos los males de esta vida se quedan atrás y entramos a una nueva dimensión para aprender cosas espirituales”.

¿Cómo lo sabes? ¿Por los llamados libros sagrados? ¿O alguien que ya ha muerto y te lo ha contado? No sabemos nada.

Pero en la dimensión que estamos, se ve todo muy ‘oscuro’, parece que es la nada. Como si muriéramos durmiendo. ¿Dormir o cuando nos anestesian, es estar muerto lo que dura el sueño o la intervención quirúrgica?