Torni Segarra

Seleccionar página

* He leído tu escrito, ‘La increíble crueldad de este planeta’.

Cuando miramos la vida, si profundizamos puede que lleguemos al absurdo. En el sentido que, todo lo que existe depende de todo lo que existe. Es decir, todo lo que tiene vida se alimenta de algo que también tiene vida.

De manera que la tierra, parece que sea una carnicería o un supermercado de alimentos. ¿Y eso para qué? ¿Qué sentido tiene devorarnos unos a otros? Por eso, cuando se habla del camuflaje, del color de la piel, de la rapidez en la acción, para defenderse o atacar. ¿Qué sentido tiene ese camuflaje, esa rapidez, si todos somos alimento para los otros? Si todos recibimos la misma información para facilitarnos la consecución del alimento y la defensa.

O sea, que la ley natural, nos exige que matemos y que nos maten. Por eso, si es ineludible para qué dar ventajas con sus camuflajes, su rapidez en la huida para que no nos maten. Pues, si no se matara la naturaleza, la vida se colapsaría, no podría ser.

Ahora viene el dolor. Aparentemente los animales no sufren, ya que ellos no tienen consciencia de que existen. Son como robots obedientes a su programación.

Pero nosotros, los animales humanos sí que sufrimos; somos conscientes de todo el proceso de los ataques, defensas, de toda la agonía que conlleva el vivir y el morir.

¿Qué sentido tiene la vida, si no sabemos nada, sólo obedecer a las necesidades del cuerpo, que con el tiempo se deteriora y va a perecer?

Entonces, sólo queda dentro del desorden y el caos, de la vida y la muerte. Hacer las cosas, vivir de manera que ese dolor y sufrimiento, no se incremente más. ¿Eso es cierto o es otra ilusión más de la parte absurda que tiene la vida? Eso lo ha de descubrir, cada cual.

 

* La soberbia, es una acción del ego, del ‘yo’, es su alimento. Así que, hemos de comprender cómo nace y opera, ese ‘yo’ que lo devora todo.

Y eso también, va para la vanidad.

 

* “¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón …”.

Una cosa, es decir; y otra, son las obras, los hechos, las necesidades. Pues hemos de ser conscientes de que no somos perfectos. Y en esa imperfección, va la maldad. Que es precisa para poder sobrevivir.

 

* “Por favor, hablad con Hamas y Jihad Islamica para que abandonen Gaza y dejen libres a sus habitantes que son utilizados como rehenes por estas organizaciones terroristas”.

Decir a Israel que deje de apropiarse de la tierra que no es de ellos. Que cada día invade a Palestina. Para así, que haya paz. Y que no haya el caldo de cultivo, para que se tiren bombas encima de los edificios y se maten a personas inocentes, unos a otros.

Estas son las dos últimas resoluciones de la ONU, refiriéndose al ocupan de Israel.

–Resolución 2334

Artículo principal: Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas

La Resolución 2334 fue adoptada por el Consejo de Seguridad el 23 de diciembre de 2016, la cual se pronunció reafirmando «que el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal» y «expresando grave preocupación por el hecho de que la continuación de las actividades de asentamiento israelíes están poniendo en peligro la viabilidad de la solución biestatal basada en las fronteras de 1967».891011

–Resolución ES‑10/L.22

Artículo principal: Resolución ES‑10/L.22 de la Asamblea General de las Naciones Unidas

La Resolución ES‑10/L.22 de la Asamblea General de las Naciones Unidas es una resolución de sesión de emergencia declarando el estatus de Jerusalén como capital de Israel como “nulo y sin valor”.12​ La resolución fue adoptada por la 37a reunión plenaria de la décima sesión especial de emergencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas durante el 72º período de sesiones de la Asamblea General el 21 de diciembre de 2017. El proyecto de resolución fue redactado por Yemen y Turquía.13​ Aunque fuertemente impugnado por los Estados Unidos, fue aprobada por 128 votos a favor, 9 votos en contra, 35 abstenciones y 21 ausentes.