Torni Segarra

Seleccionar página

* “La eseidad debe estar allí, porque la eseidad es el mundo. Soy conocimiento significa el mundo. Yo soy conocimiento es como una iluminación; es el punto focal del surgimiento del mundo”.

Todo palabras.

Ser indiferente, ¿no es un estado? Cómo se puede ser indiferente y ser consciente; ¿y a la vez, proclamarlo?

 

* “Dios está en todos los hombres, pero no todos los hombres están en Dios, por eso sufrimos”.

¿Quiénes son los hombres que no están en Dios?  Si Dios rechaza a algún ser viviente, ¿eso qué dios es?

 

* “–Persona: Maestro, mi cuerpo está enfermo. ¿Dónde encuentro la cura?

–Maestro: No se apresure a curar. Tu cuerpo te informa: le habla a tu alma. Está en marcha un diálogo sagrado. ¡No lo interrumpas!»

–Persona: Pero estoy enfermo…

–Maestro: Porque finalmente estás sintiendo tu cuerpo. Estás sintiendo cada una de tus células. Cuanto más rechaces el dolor, más se sentirá porque es el grito de tu alma. Quién quiere llevarte a una nueva vida. No porque el anterior estuviera equivocado, sino porque ha llegado el momento de dar un paso adelante. Si permite que el dolor actúe sobre usted, le dejará su mensaje y se marchará. Porque habrá cumplido su misión. Del mensajero divino.

–Persona: Tengo miedo, maestro … miedo de lo que pueda pasar.

–Maestro: Tu cuerpo es sabio, es el templo de tu alma, es la cuna de tu esencia. No lo vivas como una carga, sino como una puerta para abrir. Para acceder al mundo de los símbolos, los significados ocultos, la verdad. Tu cuerpo te está llevando a tus profundidades, allí donde se esconden las perlas más preciosas de ti. Abre bien los oídos de tu alma y trata de escuchar el diálogo sagrado que ocurre dentro de ti.

–Persona: ¿Cómo lo haces?

–Maestro: Toca tu parte enferma. Ponte en contacto con tu dolor. Acaricia lo que te gustaría alejar de ti. Y este toque a tu alma despertará tus sentidos. Verás el mundo con nuevos ojos. Finalmente podrás ver tu interior. Y escuchar una nueva melodía. Es la música que ha compuesto tu alma para ti. Para llevarte a tu renacimiento. Para dejarte abrir la puerta a tu nueva vida”.

Todo eso puede que suceda, si antes no nos mata la enfermedad.

 

* Aunque leamos o no leamos, los que mandan van a seguir igual con su paradigma del que manda.