Torni Segarra

Seleccionar página

* El silencio, en la sociedad que vivos, se ha convertido en una rareza. Aunque no hablemos con los que vemos por todas partes, estamos deseos de hablar.

Deseos de contarnos cosas, lo que nos sucede, de los proyectos, de los problemas, de las alegrías, de las tragedias. Y es que, sin relación, no hay vida.

Por lo que, el silencio es una medicina, para aquietarnos; y un veneno, para los que quieren relacionarse, hablar, contar todo lo relacionado con sus vidas.

 

* «Ya que estamos despiertos …. vamos a intentar hacer despertar a otros …. pero con paz y alegría …. que con lo contrario no se puede construir».

La alegría es relativa. Uno puede sentirse alegre cuando va a la guerra a matar y que le maten. Todo eso de hacer algo por los demás, también es relativo.

Sólo nos dirá si lo que haces es adecuado o no, si no nos dividimos de eso que vamos a hacer, estamos haciendo.

 

* El amor hacia una misma, ¿no es preciso para ayudar a los otros?

Porque, no podemos dar amor a los otros si nosotros no lo tenemos. Pues, el amor es sentirse feliz, hagamos lo que hagamos.

 

* El sexo de un enamorado, ¿no es diferente del que no está enamorado?

El que no está enamorado, puede enamorarse para el momento del coito. Pero después ese amor, sólo se queda en amistad.

Otra cosa es, ser dependiente, un adicto sexual; y ahí es cuando llegan los problemas de la dependencia sexual.

 

* «Hay que se da cuenta de la injusticia, cuando le sucede a él».

Eso sí que es ser egoísta.

 

* ¿Eso no es pedir mucho? Y por eso, es irreal. Pues la vida también es dolor. Sólo un canto romántico, religioso.

 

* ¿Toda esta superstición no es la que hace que las mentes estén en la oscuridad?

La luz, el orden, la inteligencia, está dentro de nosotros. No fuera.

 

* «El dolor es inevitable, pero el sufrimiento, es opcional».

¿Qué diferencia hay entre el dolor y el sufrimiento? Si uno tropieza con una silla con el pie, sentirá dolor; que nos hará sufrir.

Si se muere alguien cercano, sentimos dolor; y nos hace sufrir, porque estamos traumatizados.