Torni Segarra

Seleccionar página

* Los deseos terrenales, son los del ego.

 

* ¿Hay deseos no terrenales? Sí.

Son los que no son del ‘yo’.

 

* Las acciones y su karma -las consecuencias-, son cosa de la mente. Que dice, está acción es buena. Esta acción es mala.

Por lo que entramos en el ámbito de la dualidad -del mal y del bien-. Y con ello, la división, el conflicto, la confusión, el desorden.

 

* Si hacemos una matanza de patos por placer y diversión, ¿eso es un deseo sin más?

 

* Robar con violencia a los demás, ¿es intrascendente?

 

* “Cuando corres detrás de tus pensamientos, eres como un perro que persigue un palo: cada vez que se tira un palo, tú corres tras él.

En cambio, conviértete en un león que, en lugar de perseguir el palo, se vuelve hacia el lanzador.

Uno solo lanza un palo a un león una vez”.

La realidad es que no somos leones. Somos personas.

 

* “Somos conciencia. Jugando el juego. De tomar conciencia”.

Pero ese juego ha de acabar. ¿Es eso posible? No.

Porque somos imperfectos, vulnerables. Somos quiero, pero no puedo.

Es decir, somos conscientes. Y a la vez, distraídos, inatentos, pues vamos tras el placer -que es el alimento del ‘yo’-.

 

* “‎Una vida Universal Eterna está en cada criatura viviente, ¿por qué odiarla o dañar a cualquier criatura? ¿Por qué no ducharse o amar a todos, que alguna vez vendrán en nuestro contexto?‎”.

La pregunta sería: ¿Por qué nos tenemos miedo, si todos somos iguales? Es porque, no queremos perder, renunciar, morir a todo lo que somos, a todo lo que tenemos.

Amar nos exige comprensión. Nos exige saber que no somos dueños de nada.