Torni Segarra

Seleccionar página

* “Quédate en casa, evita visitar a tus parientes. Ellos no te extrañan, algunos no te soportan y la mayoría no te quiere”.

Cuando uno hace una visita, la hace porque le conviene. Porque está aburrido, porque es la costumbre, por caridad y disfrute de ello. O sea, de todas maneras, es un acto del ego, del ‘yo’.

Otra cosa sería que nos llamaran para hablar con nosotros.

* Si tienes una parte de razón. Pero, todo esto es rascar en la superficie del problema. Ten en cuenta, que todos los problemas no se pueden solucionar.

* Las técnicas, los métodos, los planes, ¿no nos dividen de la realidad? ¿No has notado que la mente necesita libertad? ¿Sabes por qué?

Porque la mente es ingobernable. Y al querer domesticarla, es cuando entramos en conflicto. Con las dos partes: una que quiere disciplinarla y la otra que no quiere. De manera que la meditación es la paz entre las dos partes.

* “No sé si a ustedes les pasa, pero en celular que tengo, Facebook sale solo en modo horizontal y no vertical. Lo ideal es tener las dos opciones. ¿Qué opinan al respecto amigos de Facebook?”.

Creo que tienes que presionar la yema de los dedos en la pantalla, hacia uno de los dos lados -a derecha o izquierda- indistintamente.

* Cuando uno está enamorado de una persona. Cree que ha encontrado lo que buscaba. Y sucede que nada molesta en esa relación. Se podría decir, que eso es el verdadero amor -la ausencia de división, conflicto-.

Pero, eso dura poco. Y entonces uno se da cuenta, que se enamorado de un ser humano. Y como tal, tiene todos los problemas que tenemos todos: miedo, celos, envidia, caprichos, quiere libertad para ir y venir.

* No sé por qué le tienen tantos celos. Tal vez será, que los que le tienen celos ven que él es exactamente como ellos. No un gurú beato, carca, fanático. Pero los que le critican, no pueden vivir como él: decir las verdades sencilla y llanamente.

* “Bebé considerado ángel de dios”.

¿Qué tontería? Todos los niños que nacen, ¿no son puros como los ángeles? Los cristianos tienen la manía de idolatrar solo a uno: a su dios y a su hijo elegido -él solo- el salvador de la humanidad. De eso, según dicen, hace dos mil años. Pero aún no ha podido. Todo cuentos infantiles.

* “Aquí no nos ha traído nadie”.

¿Alguien nos preguntó si queríamos nacer donde nacimos? Pues la vida en la tierra, salvo el nacer, todo necesita del ‘permiso’ para el que va a hacer algo a alguien. A un animal le puedes gritar para que se vaya; pero si él no quiere, no se irá.

Y ese paradigma está dentro de la consciencia -la energía que hace que el mundo, el universo, sea como es-. Que es nacer, crecer, morir. Obedeciendo a la programación. ¿O se puede alterar esa programación de obediencia al paradigma, sus leyes del universo?