Torni Segarra

Seleccionar página

* “La auto-observación lleva al hombre a la realización de la necesidad de auto-cambio. Y al observarse a sí mismo un hombre nota que la propia auto-observación trae ciertos cambios en sus procesos internos. Comienza a entender que la auto-observación es un instrumento de auto-cambio, un medio de despertar”.

O no. Porque somos lo mismo que hace un millón de años. Seguimos teniendo miedo, creemos que sin la actividad incesante no seremos nadie, todo se desmoronará para nosotros.

Vivimos neuróticamente, con líos, peleas, confusos, en conflicto.

 

* El juicio es una declaración de guerra, es una imposición. Un meterse en las cosas del universo. Porque el juicio no acepta el valor que tiene el mal y el bien.

Porque al final no hay ninguna diferencia. Es decir, no hay ni mal ni bien. Hay sucesos, incomprensibles o no.

 

* “El Universo no podemos considerarlo únicamente como espacio-tiempo, su esencia es la existencia y ésta es parcial, limitada, condicionada, temporal”.

Todo lo que se refiere al universo, no va a ser completo. Ya que nosotros no podemos comprender ni ver el infinito.

 

* Hay un anhelo que no se puede complacer ni llegar a él, ni conseguir. Él ha de venir o no.

¿Depende de nosotros? No, lo imposible, que es la muerte, no se puede evitar.

 

* Los hombres deseamos la liberación total. Ahora falta saber si se puede conseguir.

Hay algunos que hablan y dicen, que hay personas que no desean ni el placer ni la liberación. El éxito está en conocernos realmente cómo somos, cómo operamos, cómo funciona la mente, el pensamiento, el ‘yo’.

 

* Los hijos, cuando son pequeños, son manejables. Cuando son mayores, necesitan toda la libertad.

 

* Todos somos iguales. El observador, es lo observado.

 

* “Tienes que ver la estabilidad aquí y ahora”.

La estoy viendo ahora.