Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿La libertad no es amor?

Hay unos que les encanta poner pegas, obstáculos, prohibir lo que hacen los demás. No estoy prohibiéndole que no diga lo que dice.

Le estoy señalando lo que dice, que quieren prohibir:  algo que es propio del cuerpo humano, masturbarse -decir que ‘masturbarse es una agresión al propio cuerpo’-.

 

* Además del problema de la corrupción en sí. Está el problema de que mi corrupción, y la de mis compañeros, amigos, etc., no la veo como corrupción.

Si no que, la veo como necesidad. Para que haya avances, progresos, para conseguir un fin sublime, que considero sagrado.

 

* No te quedes sólo con la corrupción del marxismo. También están los corruptos capitalistas, la banca, el Fondo Monetario Internacional, etc.

Y por supuesto, también estamos todos los demás. Porque todos somos, de una manera o de otra, corruptos. Cuando mentimos, hacemos negocios egoístas, inmorales, somos racistas, huimos de nuestras responsabilidades.

 

* Masturbarse, es como el rascarse. Si te pasas, te lastimas. Pero el rascarse, llega un momento que es preciso.

 

* Diríamos que no haber leído libros sobre la vida y lo que dicen los maestros, gurús, los sabios, etc., es más limpio. Que descubrirlo todo por uno mismo.

Pero lo que importa es el resultado: uno se comprende por qué hace lo que hace, comprende la vida, o no.

 

* Sin dolor. Es el mandato de nuestra programación. Vivir el máximo tiempo posible; y el dolor nos avisa que algo no va bien -es decir, peligro para la existencia-.

 

* Lo nuevo nadie sabe lo que es.

Para que venga lo nuevo, hay que descartar todo lo viejo y repetitivo.

 

* «Los pueblos débiles y flojos, sin voluntad y sin conciencia, son los que se complacen en ser mal gobernados».

Pues entonces, siempre somos débiles y flojos, estamos sin voluntad y sin conciencia. Ya que consentimos, nos complacemos en ser mal gobernados.