Torni Segarra

Seleccionar página

* Cuando uno quiere saber algo, le interesa, está ardiendo por eso que lo necesita, si presta atención todo se manifestará.

 

* ¿Y qué vas a hacer con ese instante, con ese hecho?

El mundo está en llamas, ardiendo. El hambre y la miseria, prosiguen junto al despilfarro.

 

* Tanto de cerca como de lejos, todo es la creación.

En la creación, se puede ver todo como la variedad de la vida. Y como la nada.

Es como un grano de arena: en él cabe un universo, o sólo es un grano de arena.

 

* “Si estas tan seguro y no dejas espacio para la duda, sigue pensando como desees, nadie quieres hacerte cambiar de parecer, abrazo”.

 

¿Tú puedes dudar de qué existes, de que te llamas Debora? Es un hecho o ¿no?

No te das cuenta de que estamos en el círculo, como se dice del bla, bla, bla.

La mente puede inventar todo lo que quiera, pero los hechos la desnudan, nos dejan ver realmente como es.

 

* “¿Puede la mente estar libre de la palabra?”.

‎La mente puede estar libre de las palabras, pero ha de estarlo también del ‘yo’. Que es el inventor de toda creencia, teorías, ideas.

 

* “Sobreponemos el consumismo y la producción, además el trabajar por dinero se ha vuelto más importante que la convivencia”.

¿Crees que eso es una novedad? ¿O siempre ha sido así?

 

* “…lo intuitivo no viene de la mente dual viene de otro espacio, pero es una experiencia, abrazo”.

Todo viene de la mente, que está unida, toda ella, sin división. Pues la base que es la consciencia, es la base de la mente.

 

* Todo sale y vuelve de la consciencia. El cuerpo es el vehículo de esa conciencia. Por eso, la vida es como una prueba de fuego. Porque, hay que cuidar y no maltratar el cuerpo.

Pero, hay una dificultad: esa conciencia puede generar placer, porque el universo lo quiere. Y, que cuando nos hacemos adictos a ese placer necesario, es cuando el cuerpo, el vehículo, se deteriora.

Dividiendo la consciencia en una lucha, entre la parte que quiere, necesita más y más placer. Y la otra parte, que no quiere más placer. Ya que sabe que va a dañar al vehículo, el cuerpo. Y esa lucha, de lo adecuado y lo no adecuado -el exceso, la persecución del placer-, es el origen de todos nuestros problemas.