Torni Segarra

Seleccionar página

* Sentirse segura sin nada bajo los pies; ni por encima nada para cubrirme. Pero eso son palabras.

La cuestión es que nosotros, no podemos cambiar nuestra programación. Somos americanos, europeos, asiáticos o africanos, todos somos temerosos, con miedo. Deseosos de placer, ya que hace como bálsamo para las heridas de la vida.

Así que, hemos de amar este conglomerado, de toda clase de cosas, de contradicciones, de cambios enloquecedores. De peligros inminente o en el horizonte.

Y eso sólo lo hemos de hacer si comprendemos la vida; si somos capaces de generar amor, mucho amor, y compasión, por toda la humanidad.

 

* “Se inventan técnicas. Pero el hecho de que hayan técnicas y manuales es porque no tenemos el control en lo absoluto”.

Y tememos a no ser nada o casi nada. Miedo a la poca categoría que tengo. Pues como soy estúpido, me comparo con los otros, porque creo que soy una persona precaria. Y todo eso me estimula la acción, hacer cosas. Pero, al vivir en el desorden, todo sigue complicado.

Porque, aunque quiera poner orden, el desorden siempre está ahí.

De manera que no huye de ese desorden, que tiene toda la humanidad. Y entonces los cielos y toda la tierra, se abren para enseñarme sus secretos.

 

* Recuerda que lo que soy, tú y toda la humanidad también lo son.

 

* «…y ese amor al que te refieres ¿desde donde lo generamos?».

Con los hechos, con lo que hacemos en nuestras vidas cotidianas: ser amables, educados, justos, honestos, deshacernos de la maldad, de las miserias en las relaciones para conseguir algo, sin contar con lo que quieren los otros.

 

* «‘Usted conoce el poder de dios?’. USTED DICE ‘YO SOY’. ESO ES. ¿Qué más puedo decir YO SOY?»

Decir el Ser, yo Soy, si no hay hechos que lo demuestren, sólo son palabras.

Cuando se dice yo Soy, soy el Ser. ¿Eso es siempre o algo que viene y se va recurrentemente?

 

* ¿Todo eso no son cuentos -pues el pasado se convierte en algo muerto, incierto por las intencionalidades de los que lo cuentan-?

Lo que cuenta son los hechos de la vida de cada día: la pobreza, la miseria, la brutalidad, la crueldad, la indiferencia ante el dolor que provoca todas las nuestras maldades egoístas.