Torni Segarra

Seleccionar página

* Culpando sólo a una parte del desorden en que vivimos. Eso es la calle que nos lleva a la guerra.

Pues esos que son acusados. A su vez, dicen lo mismo contra los acusadores.

Cada uno ha de asumir su desorden que genera.

Es decir, cuando más desorden más confusión, más caos, más crueldad, más violencia, más guerra -ya sean domésticas, nacionales o internacionales-.

* Insisto, no estoy enjuiciando a nadie. Sólo lo estoy describiendo lo que hace una persona. Para que tú, y los que piensan como tú, abran los ojos.

Un presidente de un país, USA, que se dedica a arengar a las personas para que asalten el Capitolio de Washington. Y lo hagan donde murieron cinco personas, hubo brutalidad, crueldad, ilegalidad. ¿Cómo crees que se le debe de describir?

* Dices, ‘…abrir la mente y conectar con nuestra conciencia divina.’

 Y esa mente divina, ¿te hace que adores, y apruebes. apoyes a una persona racista, cruel, inhumana?

* O sea. Que tú y los que piensan como tú. Son los sabios, los santos, los buenos, los que siempre tenéis razón.

Y todos los demás somos unas personas estúpidas, bobos, que no sabemos nada. Eso es nazismo.

Tú no tienes ningún poder para decir si uno tiene que hablar o no de tu país -que no es tuyo claro, ahí te sale el nacionalismo nazi, racista-.

No te olvides. La libertad es amor.

Y no veo el amor en vosotros por ninguna parte. Veo que estás en un grave peligro: coger el fúsil AKM y empezar a asesinar personas.

* Señora yo no tengo país. Mi ‘país’ es todo el mundo, todo el universo. No tengo raza -por eso no soy racista-. Mi raza es la humana, la de toda la tierra, el universo.

* “Nuestro verdadero carácter es esa persona en la que nos convertimos cuando nadie está mirando”.

No sólo cuando nadie nos mira. Y también cuando nos miran. Pues no podemos ocultar quiénes somos, cómo somos.