Torni Segarra

Seleccionar página

* «Breve pero demoledor el instante en que comprendes que con amar no alcanza».

Con amar sí que alcanza. Si es un amar verdadero.

Se quiere ir tu compañero. El amor lo consiente. Pues el amor, no genera problemas ni conflictos ni pleitos.

El amor sólo quiere más amor. No de una sola persona. Si no, de toda la humanidad.

 

* «Te amo, pero esta vez me amo más a mí y me elijo a mí».

Si te amas de verdad a ti. Es imposible que no ames a los otros.

El amor lo abarca a todo, a todos, a toda la humanidad.

 

* “El yo no sabe ni puede saber lo que el amor es”.

Porque, el amor y el ‘yo’ -que es división, conflicto-, no van juntos.

 

* Si se acelera todo a la máxima potencia, no queda nada. Porque el nacer, el crecer y el morir, son lo mismo.

Es igual como si aceleramos todo el proceso del día: desde que nace el sol hasta que se ponga, si se acelera ese proceso diario, ¿qué es lo que queda, luz, oscuridad?

 

* Entonces, el cristal de cuarzo, es sólido, líquido y la nada. Si se acelera su proceso al máximo posible; para que se puede entender. Pues, las palabras, los pensamientos no llegan al más allá.

Y eso mismo se puede aplicar al hielo. Que es agua, líquido y solido a la vez.

 

* Eso solo son palabras.

¿En eso se incluye a los animales?

Ya que ellos no se enteran de nada. Son robots de carne y huesos.

 

* «No importa cuán locamente estés enamorado de alguien, nunca te cases con estos ocho tipos de chicos:

  1. El chico que cosifica a las mujeres y las ve como simples objetos de placer.
  2. El chico que es egocéntrico y no puede pensar más allá de sí mismo «.

Y eso mismo se podría también aplicar a las chicas.