Torni Segarra

Seleccionar página

* “Nos vamos volviendo adictos a la soledad, a sentir paz, a no dar explicaciones, a tener nuestro espacio, a no dejar entrar en el corazón ni en la piel a cualquiera, a ser autosuficientes y brillar solos”.

Eso forma parte de la estrategia de la guerra en que vivimos. Cuando hay miedo, no es posible ser vulnerable. La vida se convierte en un negocio, en el que hay que ganar, vencer siempre.

 

* Solamente culpar de todo a los políticos, ¿eso no es ignorancia, odio, rabia, contra ellos y los que los votan, defienden?

Cada uno es responsable también, de todo lo que sucede. Y tiene que participar activamente, para que no haya desorden, confusión, caos.

Empezando por sí mismo, haciéndolo activamente, con las personas con quien convive. Tanto las cercanas, como las lejanas. Pues, sin una buena relación, nada tiene sentido.

Pues el caos, el desorden, el odio, hacen la vida imposible.

 

* “De verdad crees que una persona con miedo temerosa de la propaganda terrorista informativa, ¿es una persona libre?”.

Tú has de saber si tienes miedo o no, ante las informaciones que nos llegan. Y lo que tú sientas, también lo siente toda la humanidad.

 

* “Que quieres decir exactamente”.

Si tú quieres recoges tu cosecha de tus actos. O te escondes, mientes, dices cosas irreales, inviables, absurdas, supersticiosas; de lo que se dice que sucedió en el pasado remoto.

 

* Te estoy leyendo hace unos meses con atención. Y no mientas para defenderte de tu realidad escandalosa.

 

* ¿No te das cuenta que todos actuamos como corderos asustados? Tú mismo cuando te obsesionas, culpando solo a una parte de las dos, es porque estás asustado. Pues todos los problemas son entre dos, dos partes que se enfrentan. Y nos lleva al conflicto, a la guerra.

 

* Eso es justamente lo que haces tú. Y toda la humanidad. Nadie se escapa. No hay santos. Aunque estén en los libros, estatuas, retratos, en los altares.

 

* ¿Desde cuándo hay sólo un culpable de todo lo que sucede? Si tuviéramos compasión y amor. No tendríamos enemigos.