Torni Segarra

Seleccionar página

* Todos somos perdedores. El que no quiere perder, es el guerrero.

 

* En nuestro inconsciente, existen todas las personas, toda la humanidad.

 

* Sólo se trata de diferencias de nivel, de grado, etc. Es como decir que alguien es bajo o alto, negro o blanco, mujer u hombre, la persona es la misma. O es muy parlanchín o silencioso.   Todos tenemos de todo. Porque estamos todos programados para subsistir. Y eso, es lo que desencadena nuestra manera de vivir, que nadie se escapa.

 

* Mucho hablar para decir que los veganos, lo son porque no quieren comer todo lo que es de los animales: su vida, su carne, su leche, sus huevos, su miel.

 

* “Regálales amor…… amor adulto, ábreles la conciencia, pon música a todo volumen a las tres de la mañana, y has una fiesta ficticia, perrona, golpea la cabecera de la cama, jime grita……. si te reprimes de la vida, vas a tronar creyéndote espiritual”.

A ver, ¿si con esos métodos tan agresivos, se provoca una guerra, en la que hay heridos graves, muertes? Y hay que ir a prisión por ello.

La vida no es juego, como este que estamos jugando a opinar, sugerir.

La vida, vivida en directo, es otra cosa. Es desnuda y más dolorosa, porque se vive en directo, no con palabras halagüeñas, consejos, explicaciones sobre nuestras experiencias.

 

* “Que infelicidad…”.

La que viene y se va. No hay otra.

La felicidad siempre llega con la comprensión del dolor en su totalidad.

 

* Toda idea, teoría, experiencia propia, es un obstáculo para la felicidad.

La felicidad es lo nuevo, un regalo, un suceso, un capricho de la vida.

 

* “Ell@s quizás ya no estén… para perpetuar el mensaje; pero la mente individual tiende a reproducirlo. Ten en cuenta que nuestros padres, al igual que nosotros, fuimos condicionados por miles de años de inconsciencia colectiva condensada en el árbol familiar. Sólo observa sin juzgar: pensamientos, historias y emociones y con amor y gentileza mueve tu Atención a tu respiración

R E S P I R A

descubre qué hay para ti en la belleza de este instante, en la inmensidad de la Quietud, en la inenarrable belleza de la Presencia”.

Lo reproduciremos, mientras haya miedo a la realidad de lo que somos. Somos el pasado, que choca con el presente, el ahora. Porque vemos que nos derrota ese presente.